Remedios naturales para la tensión alta

Existen múltiples formas de combatir la presión alta aparte del realizar el tratamiento farmacológico pautado por el médico. En este sentido, la medicina natural viene a suponer un complemento de enorme utilidad. Lógicamente, a esto se le debe sumar un estilo de vida sana coherente.

Una vez que el médico ha diagnosticado al paciente con hipertensión va a ser preciso que este tome las medidas precisas tanto para eludir que la presión arterial se eleve para tratarla apropiadamente en el instante en el que ocurra.

Ahora bien, los antídotos naturales que te plantearemos no forman por sí mismos una solución al problema sino más bien una ayuda complementaria.

Remedios contra la hipertensión que son naturales

Hipertensión, un conjunto de factores

La hipertensión está ocasionada por diferentes factores, no solo por la ingesta excesiva de sal. No obstante, una nutrición desequilibrada y una mala hidratación influyen significativamente en la elevación súbita de la presión arterial en personas con tendencia a ello.

Dado que la presión arterial alta puede causar daños renales graves en un largo plazo, resulta esencial prestarle atención tanto a la hidratación como a la micción. 

Además de la ingesta de agua promedio, es conveniente que el paciente hipertenso procure tomar jugos naturales, caldos bajos en sal y también infusiones no azucaradas.

Asimismo, deberá eludir el consumo de determinadas bebidas como: alcohol (en grandes cantidades), café, té, bebidas azucaradas, carbonatadas y energizantes.

Te puede interesar: 7 maneras de tomar más agua

Síntomas de presión arterial alta

Algunos de los síntomas de la presión arterial alta pueden ser:

  • Fatiga.
  • Mareos.
  • Rubor facial.
  • Nerviosismo.
  • Dolor de cabeza.
  • Pulso acelerado.
  • Sangrado nasal.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Sudoración excesiva.
  • Respiración entrecortada.

Es preciso rememorar que las personas con presión arterial alta deben cuidarse a lo largo de su vida y no únicamente tras cierta edad. Aunque es cierto que la presión arterial alta acostumbra a ser más frecuente en personas con más de 30 años, hay jóvenes bajo ese límite que pueden sufrirla.

Remedios naturales para la presión alta

Bebidas en ayunas

Las siguientes bebidas naturales pueden asistir a bajar la presión alta, como alimentar el organismo. En su mayor parte, están formadas por ingredientes muy simples de lograr (tanto en nuestra cocina como en el súper) y, por otro lado, son de fácil realización.

Antioxidante y depuratorio, el limónn ayuda a suprimir la rigidez de los vasos sanguíneos, lo que contribuye a prevenir la hipertensión. Además de esto, el limón contiene vitamina B, capaz de eludir la insuficiencia cardiaca. De ahí que aconsejamos cortar un limón en rodajas, sin retirar la cascarilla ni las semillas, se agrega un puñado de perejil fresco y se procesa en la licuadora hasta conseguir una mezcla homogénea.

En un recipiente pone una cebolla pequeña troceada, 7 dientes de ajo y el jugo de un limón. Agrega agua hasta el momento en que todos y cada uno de los ingredientes estén cubiertos y deja descansar toda la noche. Por la mañana cuela y toma en ayunas a lo largo de 9 días seguidos.

Otro comestible ventajoso para la hipertensión puede ser la alcachofa. Por sus propiedades diuréticas, la alcachofa deja suprimir el exceso de líquidos en el organismo, lo que contribuye a reducir la presión arterial. Por tal razón y por su alta concentración en potasio, es considerada como un antídoto natural contra la hipertensión.

Además, la remolacha asimismo puede ser conveniente para supervisar la presión arterial. Conforme una investigación publicado por la gaceta Science Daily, es un comestible eficiente para reducir la presión arterial merced a los nitratos que contiene. El óxido nítrico relaja los vasos sanguíneos y los dilata, lo que contribuye a progresar la circulación y a reducir la presión arterial. Otros comestibles ricos en nitratos son las verduras de hojas verdes y las zanahorias.

Recuerda, los antídotos acá mentados NO forman una solución por sí solos sino más bien una ayuda complementaria para tratar la presión alta. No debes desechar las indicaciones de tu médico ni tampoco prescindir de un buen control de tu presión arterial. ¡Tu salud es esencial!


Deja un comentario