¿Consumir un diente de ajo a diario tiene beneficios?

Es posible que alguna vez hayamos oreja mencionar que, para precaver ciertas enfermedades (sobre todo de tipo cardiovascular), es recomendable consumir un diente de ajo a diario y, de ser posible en ayunas. Ahora adecuadamente, ¿por qué se dice esto? ¿Es verdaderamente eficaz el truco? Veámoslo a continuación.

El ajo es un alimento muy popular que ofrece mucho a nivel gastronómico. Ayuda a realza el sabor de diversas preparaciones y a darles ese inclinación exquisito que nunca está de más disfrutar en la mesa.

A lo prolongado de la historia, el ajo no solo se ha incorporado a recetas de comidas, sino todavía a remedios, y con frecuencia, se ha llegado a creer que por su resistente esencia y sabor, tiene propiedades medicinales. 

El ajo no es un alimento ‘poderoso’

No solo el esencia y el inclinación del ajo han hecho pensar que este alimento pueda tener propiedades medicinales. En diversos momentos, se ha considerado que posee compuestos capaces de precaver y curar enfermedades.

En líneas generales, al ajo se le han atribuido varias propiedades, antibacterianas, antiinflamatorias, antifúngicas y antioxidantes. Y desde en dirección a algunas décadas, todas estas han estado asociadas al contenido de alicina del alimento.

Aunque en un estudio publicado hace décadas apuntaba que la alicina podría tener potencial antibacteriano y demás, esto tan solo era una hipótesis que tenían en aquel entonces los investigadores, no una ingenuidad.

Sin bloqueo, muchas personas interpretaron la hipótesis como un hecho y se apresuraron a hacer conclusiones. Por ello, al final se tergiversó la información y la mayoría terminó creyendo que el ajo era una especie de alimento-remedio eficaz para diversas cuestiones.

La detalle de la zanahoria y su supuesto ‘poder’ para avalar una buena visión comparte con los mitos del ajo un coeficiente popular: el hecho de atribuir propiedades exageradas a los alimentos, sin ninguna cojín científica.

Ya sea inalterable, en pasta, mezclado con agua, aceites vegetales, y de cualquier forma, el ajo es un alimento sin ninguna propiedad extraordinaria. Sí, es bueno incluirlo interiormente de una dieta equilibrada, pero no es un remedio infalible.

En diversos estudios, se ha observado que el ajo es un alimento que tiene algunos compuestos con potencial medicinal, sin bloqueo, la evidencia hallada indica que no es ninguna cura para las enfermedades, así como siquiera un método de prevención.

De momento, el ajo no ayuda a ‘blindar’ el sistema inmunitario. Siquiera ‘cura’ ni previene enfermedades, ni ‘desinfecta’ ni ayuda ‘desintoxicar el cuerpo‘ o a desalojar parásitos.

Consumir un diente de ajo diario siquiera va a brindarle al organismo una mejor capacidad para que realice sus funciones correctamente. Por ejemplo, no va a hacer que el corazón funcione perfectamente o que el riesgo cardiovascular deje de existir.

El ajo no es, en sí mismo, una posibilidad o un método preventivo infalible contra las enfermedades. Por ello, consumir un diente de ajo (o cuatro) al día, en ayunas para mejorar la vigor cardiaca, precaver infecciones o tratar la anemia, no tiene más que un intención placebo.

Te puede interesar: ¿Las frutas ayudan a eliminar toxinas?

¿Qué es lo que sí dicen los estudios?

En sumario, lo que sí dicen los estudios acerca del ajo es lo sucesivo:

  • No tiene batalla preventiva. De ninguna forma. Por lo tanto, consumir un diente de ajo a diario no brinda ningún beneficio extraordinario.
  • Hay ciertos componentes del ajo que pueden tener un potencial que brinde beneficios a la vigor.
  • Existe equivocación de consenso sobre cuales son las dosis y las formas o presentaciones más adecuadas de dichos componentes.
  • Es necesario que se realicen más investigaciones al respecto.
  • Uno de sus compuestos (la alicina) sí ha resultado tener un intención antibiótico en caso de infección por hongos como Candida albicans. Ojo, eso no quiere sostener que pueda utilizarse el ajo de cualquier modo para tratar esta infección.

Te interesa: Remedios caseros para tratar la candidiasis oral: una revisión

El ajo es una buena opción interiormente de una dieta equilibrada

Jordi Sabaté, ingeniero técnico agroalimentario y diplomado en fitología, comenta que el ajo «contiene un rango interesante de vitaminas del montón B y vitamina C, así como diversos oligoelementos como calcio, hierro, magnesio, fósforo, sodio o zinc». Sin bloqueo, esto no lo convierte en un superalimento, ni mucho menos.

En conclusión, el ajo es un alimento que podemos incorporar a la dieta, como cualquier otro. Podemos disfrutar del sabor que le da a las comidas y considerarlo un ingrediente capaz de brindarnos múltiples recetas deliciosas. Ahora, considerarlo un superalimento, un sustituto para una comida o un tratamiento pautado por el médico, no es recomendable, ya que puede poner en peligro la vigor.

Deja un comentario