Cómo tratar las infecciones de oídos

Diversas puden ser las causas de que tengamos infecciones de oídos. Se trata de un inconveniente común que prácticamente todos hemos sufrido durante nuestras vidas. ¿Quién no ha tenido una infección de oídos tras pasar las vacaciones frecuentando la piscina?

En el próximo artículo vas a aprender de qué manera se puede tratar las infecciones de oídos.

Infecciones de oídos: qué deberíamos saber

Es preciso tener en consideración que las infecciones de  oídos son más graves cuando implican partes internas y menos peligrosas si se relacionan a las zonas externas. Además de esto, si una otitis no se cura adecuadamente puede producir pérdida (parcial o bien total) de la audición, vértigo y malestar.

Se clasifican en función de dónde está el área afectada:

  • La otitis externa. Por norma general, este género de otitis solo ocurre cuando nuestro oído está en contacto con el agua de forma intensiva. El síntoma primordial es el dolor de oído, que puede ir de una simple molestia a un dolor intenso.
  • La otitis media es común en los pequeños y sus síntomas pueden ser fiebre, dolor, irritabilidad, entre otros muchos. Ocurre cuando se tapona el espacio intermedio de oído con fluidos y mucosidad.
  • La otitis interna puede generar náuseas, mareos, vértigo, vómitos y pérdida del equilibrio. Aparece cuando se inflama la parte más interna del oído, asimismo se la conoce como laberintitis. Es poco común mas sus síntomas son intensos.

Limpiar oidos

Remedios populares para las infecciones de oídos

Los antídotos que te presentamos se fundamentan en el saber popular o bien los consejos derivados de terapias naturales. Se recomienda que sean supervisados por profesionales de la salud para eludir peligros.

Remedios con plantas y aceites esenciales

Estos antídotos no están avalados por la comunidad científica y podrían no marchar para las infecciones de oídos. Consulta con tu médico ya antes de aplicar cualquier antídoto que se exponga acá.

  • Machaca un puñado de hojas de albahaca y otro puñado de hojas de llantén. Calienta todo hasta el momento en que esté templados y pone como un cataplasma sobre el oído perjudicado.
  • Hierve 2 cucharadas de ajenjo en un litro de agua a lo largo de 10 minutos. Deja refrescar y acerca el oído al recipiente a fin de que ingrese el vapor.
  • Macera diez flores de manzanilla con 4 cucharadas de aceite de oliva a lo largo de dos días. Aplica con un algodón. Asimismo es bueno para el dolor por excesiva producción de cerumen.
  • Calienta 2 cuchases de aceite de almendras y dejar que se reduzca a temperatura entorno. Aplicar 2 gotas en el conducto del oído y tapar con un algodón para resguardar.
  • Hierve un puñado de hojas de orégano y media taza de agua, por 3 minutos. Retira del fuego y deja refrescar. Cuela y vierte en un gotero. Aplica 3 gotas en el oído dolorido (si es que el tímpano no está perforado).

Vert también: 5 aceites esenciales y sus beneficios

Remedios caseros con comestibles de tu despensa

  • Exprime un limón y empapa un algodón en el jugo. Pone suavemente en la entrada del oído (sin introducir demasiado) a lo largo de 10 minutos ya antes de dormir. Este antídoto es bueno cuando el dolor se genera por una acumulación de cera.
  • Calienta 2 puñados de arroz y pone en una bolsa de lona o bien envuelve en un paño. Pone sobre la almohada y apoya el oído sobre ella.
  • Asa una patata en el fuego y envuelve en un paño. Aplica como compresa sobre la oreja lo más caliente posible.
  • Hierve media taza de agua con un puñado de sal gruesa. Moja un paño y aplica sobre la oreja.
  • Ralla un rábano y caliéntalo. Envuelve en un cuadro de lona delgada y pone sobre la oreja, dejar hasta el momento en que se enfríe.
  • Corta una cebolla en rodajas y machácala. Pone en un cuadro y calienta en el microondas. Aplica como compresa sobre el oído dolorido.
  • Calienta por ciertos minutos una cucharada de aceite de oliva extra virgen, agrega un diente de ajo machacado. Deja descansar hasta entibiar y embebe una bola de algodón, la cuál introducirás en el agujero del oído.
  • Machaca un puñado de hojas de acelga y extrae el jugo. Vierte con un gotero, unas 4 gotas en el oído.

Recomendaciones para eludir el dolor y las infecciones de oídos

  • Evitar el empleo de bastoncillos de algodón para adecentar tus oídos.
  • Prevenir infecciones de garganta.
  • Reforzar el sistema inmunológico mediante la alimentación sana.
  • Evitar compartir auriculares.
  • No zambullirse en piscinas con mucho cloro.
  • No introducir objetos extraños en los oídos.
  • Dormir de costado para facilitar el drenaje.

En resumen, puesto que las infecciones de oídos pueden complicarse, te invitamos a preguntar siempre y en todo momento primero con un especialista ya antes de aplicar un tratamiento por tu cuenta.

Ver también: Todo sobre la otitis externa: causas, síntomas y tratamiento

Deja un comentario