Cómo tratar la gingivitis de manera natural

Si al cepillarte los dientes sale linaje de tus encías, esa es la primera señal de que podría existir una piorrea. Todavía si notas las encías inflamadas, de un color suficiente rojizo.  Esta enfermedad está causada por la acumulación de la placa que se aloja entre los dientes y la encía. Conoce cómo tratar la piorrea de forma natural en el subsiguiente artículo.

¿Qué es la piorrea y cómo aparece?

gingivitis2, tratar la gingivitis

Según datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la piorrea incluye hinchazón y sangría de los tejidos de las encías causado por la placa, esa sustancia pegajosa de desechos de comida y bacterias, conveniente a una higiene incorrecta o al consumo de ciertos alimentos (café, por ejemplo). La placa luego se convierte en una sustancia de color amarillo citación sarro dental.

Esto produce toxinas que van irritando y destruyendo la piel de las encías, haciendo que la separación con los dientes sea longevo, formando “bolsas” de infección que se van erosionando alrededor de el hueso, lo que puede gestar que las piezas dentales se aflojen o se caigan.

Causas de la piorrea

Entre las principales causas posibles de la piorrea encontramos:

  • Una fregado labial inadecuada, es opinar, suceder mal el cepillo o no hacerlo posteriormente de tomar, no utilizar hilo dental, etc.
  • Desequilibrios hormonales, como puede ser por el dificultad, la adolescencia o la menstruo.
  • Deficiencias nutricionales
  • Enfermedades tales como la osteoporosis o la diabetes
  • Consumo de ciertos medicamentos, como por ejemplo anticoagulantes, antibióticos, antihipertensivos, inmunodepresores o antiepilépticos.

Remedios populares para tratar la piorrea

Si crees que padeces piorrea, debes presentarse a tu dentista. Nadie mejor que él podrá darte un dictamen adecuado y determinar la mejor modo de tratar la piorrea. Más allá de esta recomendación, compartimos contigo algunos de los remedios caseros más utilizados para aliviar esta enfermedad, aunque no todos cuentan con almohadilla científica.

  • Realiza una mezcla en partes iguales de agua oxigenada y bicarbonato de sodio y cepilla muy acertadamente con esta pasta, sobre todo en el campo de acción que rodea la ringlera de las encías. Diversos estudios han señalado que el bicarbonato podría ayudar a evitar el crecimientos de bacterias bucales e incluso, actuaría ayudando a los dientes a mantenerse más blancos.
  • Enjuaga la boca con una mezcla de 120 ml de agua tibia con media cucharadita de sal todas las noches.

Mira incluso: 5 hábitos que te ayudan a cuidar tu salud dental

  • Elabora una infusión con una cucharadita de menta, una de ojén seco y otra de romero en ¾ taza de agua, deja hervir unos diez minutos, cuela y enjuaga la boca cada una hora. La menta, por ejemplo, tienen comprobada actividad antibacteriana.
  • Cada mañana utiliza como si fuera enjuague labial una taza de agua con una cucharadita de vinagre de manzana. Este final componente ha sido señalado por distintas investigaciones como un interesante antimicrobiano.
  • Enjuaga tu boca con una infusión realizada con tres gotas de grasa de espliego y una cucharada de miel pura, diluyendo con agua fría o templada. La miel, por ejemplo, es considerada un interesante antiséptico.

gingivitis5

  • Vierte un puñado de hojas de salvia en una taza de agua hirviendo. Tapa y deja refrescar, luego realiza gárgaras con esta infusión. Esta mezcla tendría efecto antiséptico y fungicida, aliviando la inflamación de las encías y manteniendo los dientes limpios.
  • Vierte en una taza de agua hirviendo dos cucharadas de tomillo. Tapa y luego de algunos minutos realiza enjuagues o buches que ayudarían a combatir las bacterias que causan la piorrea.
  • En una taza de agua hirviendo vierte dos cucharadas de geranio. Deja la infusión durante 15 minutos. Cuela y haz enjuagues con ello una o dos veces al día.

Te interesará igualmente: Usos del enjuague bucal que no conocías

Otros remedios

gingivitis7

  • Hierve dos cucharadas de malva sequía por taza de agua, durante cinco minutos. Haz enjuagues cuando esté indiferente y repite varias veces al día.
  • Mezcla 50 gramos de miel de abeja con 7 gotas de zumo de limón y otras 7 de grasa esencial de menta. Realiza enjuagues diarios.
  • Hierve media cucharadita de árnica con una de malva y media de huesito dulce de heroína, añade a una taza de agua. Deja reposar diez minutos. Filtra y añade 5 gotas de grasa esencial de salvia. Coloca en un envase de vidrio (frasco o botella) con tapa y agita acertadamente antiguamente de usar. Utiliza como enjuague cuando sangren tus encías.

  • Mezcla 50 gramos de gel de aloe vera con 50 gramos de miel pura y 8 gotas de agua oxigenada. Realiza con esto enjuagues bucales dos veces al día.
  • Prepara una infusión con un litro de agua y un puñado de hojas de ruda. Haz enjuagues bucales tres veces por día, a la mañana, la tarde y la tinieblas.

Para terminar, nos gustaría destacar que estos remedios caseros para tratar la piorrea no eximen de pasar revista al dentista para obtener un tratamiento recetado. Estas indicaciones pueden proceder como complemento del tratamiento médico, pero nunca reemplazarlo. De hecho, consulta con el entendido antiguamente de utilizar cualquiera de ellos.

Deja un comentario