¿Cómo tratar de forma natural la Hepatitis Aguda?

Para comenzar, es sumamente importante entender que, más que «tratar de forma natural» la hepatitis aguda, lo que se recomienda, es adoptar una serie de buenos hábitos de vida para potenciar el objeto del tratamiento previamente prescrito por nuestro médico de lugar de honor u otro profesional en el ámbito.

Una vez sabido esto, podríamos añadir que, las alternativas naturales, son equitativamente eso: alternativas de carácter natural que por lo genérico, podemos preparar con algunos ingredientes que suelen estar en nuestra despensa, pero que, reiteramos, no pueden ser considerados como sustitutos de ningún tratamiento médico.

Ahora, veamos un poco sobre las hepatitis, sí, hay varios tipos. Para conocer un poco más a detalle sobre esto, vamos a citar la información de este estudio, publicado por el Ministerio de Salud, de la República de Argentina, el cual indica que, las hepatitis son un camarilla de enfermedades caracterizadas por producir inflamación del hígado.

Continúa explicando que las causas más frecuentes de hepatitis son los virus, entre estos, los de viejo importancia son los virus de las hepatitis A, B, C, D y E, así mismo, pueden ser debidas a múltiples causas tales como infecciones (virus, hongos, parásitos o bacterias), licor, drogas, medicamentos, enfermedades autoinmunes o enfermedades metabólicas (fibrosis quística y enfermedad de Wilson).

Acerca del tratamiento de la hepatitis aguda

Se hace imperativo comenzar explicando, en pulvínulo a este estudio publicado por la EIMC, en sus Recomendaciones de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, que no existe un tratamiento específico para tratar la hepatitis aguda.

En relación a la hepatitis B, este mismo estudio expone que, las hepatitis B en escalón aguda, no tienen indicación de tratamiento, poliedro que muchas de ellas son auto-limitadas. La intrepidez de tratar o no una hepatitis B crónica depende del jerarquía de daño hepático y de la carga vírico. Sin secuestro, existen distintas opciones terapéuticas para el tratamiento de la hepatitis B, entre las que pueden resaltarse:

  • Adefovir.
  • Entecavir.
  • Tenofovir.
  • Telbivudina.
  • Lamivudina.

Alternativas naturales para apoyar el tratamiento de Hepatitis A

Cardo mariano para tratar la inflamación del hígado

Es necesario retornar a resaltar el hecho de que estas alternativas obedecen estrictamente a los conocimientos de la tino popular, es sostener, hasta ahora no se ha podido evidenciar, de forma estrictamente científica que su consumo o uso pueda ser utilizado en el tratamiento de la hepatitis aguda.

Entonces, las siguientes infusiones herbales podrían ayudar a obtener cierto alivio al paciente, de forma complementaria al tratamiento farmacológico pautado por el médico. Se cree que lo más importante de estas, es que podrían ayudar al paciente a ingerir licor, de forma tal que pueda mantenerse hidratado a lo desprendido del día.

Nota importante: Estas plantas tienen género antiinflamatorios, que vendrían a ser los responsables de congratular la sensación de alivio en caso de inflamación del hígado.

Respecto a la dieta

Dieta para la inflamación del hígado

Proporcionadamente es sabido que una dieta sana, balanceada y responsable que contenga todos los macronutrientes que requiramos a lo desprendido del día, pues es recomendada, incluso como práctica de vida, es sostener, no deberíamos estar en una situación extrema para tomar la intrepidez de seguir un régimen dietario que se adapte a nuestras micción.

Entonces, en el caso de los pacientes con hepatitis, específicamente la aguda, es recomendable que sigan una serie de buenos hábitos. Esto, con el objetivo de poder recuperarse en un pequeño lapsus de tiempo y sentirse adecuadamente a lo desprendido del tratamiento médico.

Algunas recomendaciones son:

  • Tomar los productos lácteos desnatados o semidesnatados (ya que son menos grasosos que los completos).
  • Consumir frutas, verduras y legumbres.
  • Los cereales mejor que sean integrales.
  • Abastecer un consumo bajo de azúcares y dulces.
  • Darle preferencia a las carnes magras y al pescado.

Nota final

Los malos hábitos alimenticios y el consumo de alcohol, no solo impiden que el paciente mejore, sino que además ponen en viejo peligro su salubridad, tanto a corto como desprendido plazo; y en lo que respecta a la hepatitis, esta podría hacerse crónica de no tratarse adecuadamente. De allí que sea primordial seguir las indicaciones del médico, eliminar el licor completamente y sustentar una buena dieta.

Deja un comentario