Cómo preparar caramelos medicinales en casa

Los caramelos medicinales son un remedio tradicional para ayudar a combatir los síntomas de diferentes afecciones que repercuten en tu vigor. Puedes preparar en casa tus propios caramelos medicinales de forma rápida y sencilla. Encima, serán mucho más naturales que los que puedes encontrar en el mercado.

La naturaleza nos ofrece muchísimas plantas y hierbas con batalla medicinal. La comicios dependerá de la afección o problema de vigor que quieras tratar de forma natural. Incluso, no solo pueden servir como tratamiento, sino incluso como preventivos.

Los caramelos medicinales son una opción ideal para disfrutar de todo el perfume y el sabor de tus plantas preferidas, pero de una forma completamente diferente, con un impacto balsámico y refrescante.

La posibilidad de combinar sabores e ingredientes llenos de propiedades nos permite tener a la mano un tratamiento periódico muy interesante. A continuación, queremos compartir varias formas de elaborarlos y sus respectivos usos.

Lee incluso: 4 recetas de caramelos caseros muy saludables

Caramelos medicinales de jengibre

caramelos medicinales de jengibre

Los malestares estomacales son una dolencia muy popular. Suele caracterizarse por la inflamación, el dolor y los gases. Para aliviar estos síntomas, el jengibre, por sus propiedades digestivas y antiinflamatorias, resulta ideal como principal ingrediente en esta prescripción.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml).
  • ¼ de taza de raíz de jengibre rallado (25 g).
  • ¼ de taza de miel (84 g).
  • 1 cucharada de unto de coco (15 g).
  • ¾ de taza de azúcar oscuro (150 g).

Forma de elaboración

  • Ralla la raíz de jengibre y tritúrala con una cuchara hasta obtener el equivalente a un cuarto de taza.
  • Llévalo a una olla con agua y deja hervir a fuego calmoso hasta que la fracción del transparente se evapore. Posteriormente cuela la bebida y reserva.
  • Rocía una bandeja pequeña con unto de coco, forra su interior con papel pizarra y agrégale un poco más de unto.
  • Pon el agua de jengibre en una olla magnate, llévala a fuego suspensión y añade el azúcar y la miel. Revuelve mientras alcanza 150ºC
  • Para comprobar que el caramelo ya está, coloca una cucharadita del producto en un vaso de agua fría. Si este se endurece, es que está ligero.
  • A continuación, colócalo en la bandeja encerada y déjalo reposar 30 minutos. Luego, dale la envés a la bandeja y quita el papel.
  • Unta un cuchillo con unto de coco y corta el caramelo en varios cubitos. Si los pones en la fresquera, puedes conservarlos más de seis semanas.

Consume un caramelo antiguamente o a posteriori de las comidas para evitar la indigestión. En caso de asco o mareo consume dos o tres.

Lee incluso: Cómo preparar una deliciosa mermelada de plátano y jengibre

Caramelos de salvia para el dolor de cañón

Remedio para el dolor de garganta

La irritación y el dolor de garganta se pueden calmar con estos caramelos con propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Ingredientes

  • 10 ramitas de salvia fresca
  • ½ taza de azúcar (100 g)

Forma de elaboración

  • Basura proporcionadamente la salvia fresca, sécala y separa las hojas de los tallos. Con un cuchillo afilado, pica las hojas finamente.
  • En un recipiente adecuado, derrite el azúcar a fuego bajo, revolviendo con una cuchara de palo hasta que adquiera un tono dorado.
  • Cuando esto suceda, agrega la salvia picada y sigue revolviendo para que se mezcle proporcionadamente.
  • Retira el caramelo del fuego, extiéndelo sobre una bandeja con papel pizarra y déjala templar un poco. Cuando la temperatura haya bajado, amásala para formar las bolitas de caramelo.

Consume uno de estos caramelos cada 4 horas para calmar el dolor de cañón.

Caramelos medicinales para aliviar la tos

Caramelos medicinales para combatir la tos

Para combatir la tos y otros síntomas comunes de las afecciones respiratorias puedes usar las propiedades antimicrobianas y calmantes de varias plantas.

Ingredientes

Una cucharada de:

  • Tomillo (10 g).
  • Eucalipto (10 g).
  • Salvia (10 g).
  • Jengibre (10 g).
  • Romero (10 g).

Y adicionalmente, ½ taza de azúcar (100 g), ¼ de taza de miel (84 g) y 1 taza de agua (250 ml).

Forma de elaboración

  • Calienta una taza de agua y, cuando llegue a tensión, agrega todas las hierbas. Tápalo y deja que repose durante 10 o 15 minutos para que las plantas desprendan sus extractos. Pasado el tiempo cuélala.
  • A continuación, vierte la mezcla en una olla y llévala a fuego bajo unido con el azúcar y la miel. Déjala hasta que el azúcar se diluya y comience a hervir.
  • Cuando notes que adquiere una consistencia espesa, apaga el fuego. Luego extiende la mezcla sobre una bandeja engrasada.
  • Corta los cubitos de caramelo antiguamente de que se enfríe o usa moldes.

Se aconseja tomar un caramelo cada tres horas hasta calmar la tos.

Deja un comentario