Cómo hacer polvos desodorantes y relajantes para los pies

Ayer de enseñarte a hacer polvos desodorantes hay que indicar que permanecer una adecuada higiene en los pies es importante. No obstante, en ocasiones, por mucho que los cuidemos el mal olor es casi fatal.

No debes verlo como poco que solo te ocurre a ti, de hecho, la planta de los pies tiene muchas glándulas sudoríparas. La actividad diaria, el movimiento continuo y un calzado muy cerrado son los “clásicos responsables” de ese mal olor.

Ahora admisiblemente, ¿es posible combatir este incómodo problema? Desde luego. Hoy queremos enseñarte un remedio de lo más sencillo. Con él evitarás el mal olor a sudor y lucharás contra esas peligrosas bacterias que, en ocasiones, pueden traernos más de un problema.

Polvos de talco para los pies

Un remedio de lo más tradicional para evitar el mal olor de los pies es usar polvos de talco, o “polvos para bebé”. Son fáciles de encontrar y muy comunes en nuestro día a día. No obstante, conveniente al uso continuado que solemos hacer de ellos, podemos observar algún que otro problema.

Polvos de talco

¿Te has preguntado alguna vez qué son en verdad los polvos de talco? Es un compuesto mineral de silicato de magnesio, muy útil para tratar irritaciones. El problema de los polvos de talco es que, sin darnos cuenta, los inhalamos.

Imagina una persona que los ha utilizado durante toda su vida, por ejemplo, como desodorante, y que además ha hecho uso de ellos durante primaveras para cuidar la piel de sus hijos cuando eran pequeños. Esa inhalación continua puede ocasionar irritación pulmonar crónica o aguda, o lo que se conoce como talcosis.

Durante más de 50 primaveras se ha hecho publicidad del uso del polvo de talco en la mujer como un remedio ideal para evitar el mal olor. Los polvos de talco por sí solos no ocasionan problemas, el aventura está en hacer un uso continuado e intenso de ese mineral.

¿Quieres acertar más? Descubre el estado de tu salud a través de los pies

Cómo hacer polvos desodorantes sin talco

Para evitar acogerse cada día a los polvos de talco para resumir el olor de los pies, te recomendamos que pongas en habilidad este sencillo remedio. En él, hemos sustituido los polvos de talco por maicena o harina de maíz. Se alcahuetería de una alternativa segura y confiable.

Ingredientes para los polvos desodorantes

Aceite de árbol de té para hacer polvos desodorantes

  • 25 g de maicena o apresto de maíz
  • 15 g de bicarbonato de sodio
  • 3 gotas de óleo esencial de árbol del té
  • 5 gotas de óleo esencial de espliego

Como ves, son ingredientes fáciles de conseguir. Uno de los más importantes es el óleo esencial de árbol del té. Lo encontrarás en perfumerías especializadas o en tiendas naturales. El óleo de árbol del té es muy utilizado en medicina natural por todas estas razones:

  • Es el mejor desinfectante natural que existe, actúa como desinfectante, antifúngico y antiviral.
  • Es un antiinflamatorio y desodorante muy efectivo.
  • Si tenemos la piel muy sensible puedes diluirlo con 5 gotas de agua.

Por su parte, el bicarbonato de sodio es además una opción natural muy adecuada para servirnos como desodorante. Es financiero, práctico y sin género secundarios.

El único aspecto que es posible que te haya sorprendido es, sin duda, la maicena. La harina de maíz actúa de una forma muy similar a los polvos de talco: absorbe, alcahuetería, suaviza y reduce el olor.

  • La harina de maíz se utiliza además para elaborar champús en seco caseros que nos sirven para absorber la lubricante del melena y lucirlo más brillante con un solo cepillado.
  • Nos va a ser muy útil como desodorante y relajante de los pies, ahí donde el óleo de espliego nos va a relajar los músculos y esa tensión que solemos acumular al extremidad del día en esta parte del cuerpo.

Descubre todos los usos terapéuticos del aceite del árbol del té

Preparación de los polvos desodorantes

Pies cansados

Hacer estos polvos desodorantes es muy sencillo, y para ello solo necesitaremos un bol o cuenco de crital.

  • Vierte la harina de maíz y mezcla con el bicarbonato de sodio.
  • Una vez admisiblemente mezclados, añade los aceites esenciales.
  • Si tus pies son muy sensibles, tal y como te hemos indicado antiguamente, no dudes en añadir 5 gotas de agua para que con ello la intensidad antiséptica del árbol del té se suavice.
  • Remueve admisiblemente todos los ingredientes con ayuda de una cuchara. Verás que el olor es muy agradable, encima de refrescante.
  • Es importante defender estos polvos desodorantes en un frasco de cristal admisiblemente cerrado.

Aplícate los polvos cada mañana con los pies limpios. Verás como llegas a la tarde con una sensación de frescura y comodidad muy agradable, y sin ese mal olor tan incómodo.

Encima, pueden utilizarlo tanto adultos como niños. En este postrer caso, siempre será mejor que diluyamos el contenido con esas 5 gotitas de agua. Es natural, financiero y eficaz. ¿Te animas a prepararlo hoy mismo?

Deja un comentario