Cómo bajar la fiebre en casa naturalmente

La fiebre es un señal que nos hace encender las señales de alerta. Aunque no siempre ocurre por un problema de vitalidad circunspecto, su aparición puede ser la manifestación de la complicación de ciertas enfermedades.

Es importante entender que no se comercio de una enfermedad sino de un señal. La razón por la que aparece es porque el sistema inmunitario ha detectado una amenaza, normalmente por un ataque de virus o bacterias.

Se dice que una persona tiene fiebre cuando, al cronometrar su temperatura, esta sobrepasa los 37,5 ºC. Sin confiscación, solo requiere atención inmediata cuando es igual o superior a los 41 ºC.

En los casos leves no es necesario acogerse a un tratamiento, legado que la temperatura tiende a apearse tras unas horas. Pese a esto, es conveniente tener en cuenta algunos remedios naturales que facilitan su control.

Consejos para controlar la fiebre de forma natural

La fiebre suele venir acompañada de escalofríos y malestar común. Por ello, es conveniente adoptar algunas medidas de cuidado que permiten acelerar su proceso de recuperación.

Aplicarse compresas húmedas

Una forma de apearse la fiebre es aplicando paños húmedos o compresas sobre la frente, la gollete y las zonas de pliegues (axilas, ingles, detrás de las rodillas, etc.). Esto ayuda a refrescar el cuerpo y a obtener alivio.

Eso sí, hay que tener en cuenta que si la ventana está abierta y circula el meteorismo, las corrientes pueden empeorar el caso.

Tomar una ducha tibia

Si admisiblemente lo más adecuado es tomar mucho transparente (agua, preferiblemente), descansar y aplicarse compresas húmedas para mantenerse lo más fresco posible, en algunos casos, tomar una ducha puede ser una opción.

No es aconsejable someter el cuerpo a un cambio imprevisto de temperatura. Por ello, para simplificar el control de la fiebre, lo idóneo es tomar una ducha con agua tibia o templada.

Respetar reposo

mujer guardando reposo

El cuerpo necesita un extra de energía para poder combatir contra los microorganismos infecciosos que influyen en la aparición de la fiebre. Por ello, lo mejor es economizar reposo hasta percatar alivio.

Pimplar mucha agua

Uno de los existencias secundarios de la fiebre es la deshidratación. Para contrarrestarlo es primordial consumir copioso agua, zumos y sopas.

Tomar platos ligeros

No es conveniente ingerir comidas irritantes cuando se presenta este señal. Las cremas de verduras y caldos resultan idóneas para calmar el penuria mientras se completa el proceso de recuperación. Encima de saciar el apetito, igualmente contribuyen con la hidratación.

Remedios naturales para apearse la fiebre

Según creencias populares, se puede apearse la fiebre consumiendo algunos remedios naturales que, al igual que las sopas, contribuyen con la hidratación.

Infusión de albahaca

infusion de albahaca

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hojas de albahaca (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la albahaca en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida, déjala refrescar 10 minutos y cuélala.
  • Sirve y consume.

Agua de pasas

agua de pasas

Ingredientes

  • 2 cucharadas de pasas picadas (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega las pasas en una taza de agua y ponlas a hervir.
  • Cuando alcancen su punto de alboroto, reduce el fuego y déjalas 10 minutos más.
  • Demora que repose y filtra la bebida.
  • Sirve y consume con moderación.

Agua de manzana

vinagre manzana

Ingredientes

  • 1 manzana madura
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Opcional: 1 cucharadita de miel (5 g)

Preparación

  • Trocea una manzana en varios cubos.
  • Viértela en una taza de agua y llévala a alboroto.
  • Cuando la fruta esté blanda, retira la bebida del fuego y déjala refrescar.
  • Endúlzala con una cucharada de miel si lo deseas.
  • Sirve y consume.

Descubre: 3 bebidas frutales para hidratarse

Infusión de fenogreco

fenogreco

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de semillas de fenogreco (5 g)

Preparación

  • Agrega las semillas de fenogreco en una taza de agua hirviendo.
  • Déjalas reposar 10 minutos, o hasta que la infusión esté tibia.

Nota final

Los remedios caseros para apearse la fiebre NO sustituyen el tratamiento que pueda pautar el médico. Lo más recomendable es consumirlos a modo de tratamiento coadyuvante (siempre y cuando el profesional retrete así lo autorice).

Encima de hidratar y estimular la micción las bebidas calientes (tés e infusiones naturales) pueden proporcionarnos cierta sensación de bienestar.

Deja un comentario