6 tratamientos medicinales para curar el hígado graso naturalmente

El hígado churretoso o esteatosis hepática es un trastorno congruo global hoy en día, producto de una dieta adhesión en grasas y un estilo de vida sedentario. No obstante, con una dieta adecuada se puede mejorar el pronóstico de una guisa completamente natural.

Se comercio de una de las mayores preocupaciones entre pacientes adultos, y es que gran parte de ellos no saben de su existencia por yerro de síntomas específicos. Algunos estudios, como este publicado por la facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, aún continúan estudiando en la ahora la prevalencia de esta enfermedad.

Por fortuna, en la mayoría de los casos no se produce en forma enfermo y casi siempre se puede revertir su impacto mediante la acogida de algunos hábitos saludables. Hoy descubriremos algunos de ellos.

Sin secuestro, no olvides que, en presencia de cualquier indicio, lo primero que debes hacer es ir al médico. Recuerda que solo él tiene la última palabra.

¿Qué es el hígado churretoso?

Se comercio de un trastorno que se produce cuando la crema representa entre un 5 % y 10 % del peso total del hígado.

La mayoría de los diagnósticos se les dan a los pacientes que padecen de diabetes o que están en una tiempo promedio de 45 – 50 primaveras, aunque pueden darse casos más jóvenes. Por otra parte, una investigación realizada por el Hospital Universitario de Valme (Sevilla, España), asegura que existe una correlación entre el padecimiento de hígado churretoso y la aterosclerosis subclínica.

Dependiendo de su causa, el hígado churretoso está clasificado en dos tipos y de ahí dependerá su tratamiento.

Hígado

 

Te recomendamos ojear: Frutas adecuadas para combatir el hígado graso

1. Hígado churretoso por trinque

Está causado por el consumo excesivo de trinque, que conduce al daño del hígado, volviéndolo incapaz de descomponer las grasas que allí se van acumulando.

La buena aviso es que, en una etapa leve, podría revertirse, siempre y cuando la persona deje para siempre el túnica de ingerir trinque. De lo contrario, el trastorno puede seguir avanzando hasta desarrollar cirrosis, tal y como asegura esta investigación realizada por el Instituto de Investigación Princesa (Madrid).

2. Hígado churretoso no alcohólico

En este caso, su principal causa es la obesidad, condición que, según este estudio del Hospital General de Móstoles, en España, se desarrollaría como resultado de una mala nutriente y yerro de deporte. Por lo tanto, un cambio drástico podría ayudar en el tratamiento del hígado churretoso.

Así mismo, puede tener origen en la diabetes tipo 2, el colesterol stop, lo niveles altos de triglicéridos y el síndrome metabólico.

¿Se puede curar el hígado churretoso de forma natural?

Algunos remedios naturales podrían complementarse con el tratamiento médico, siempre y cuando el profesional así lo autorice. Sin secuestro, no sirven para tratar o curar la enfermedad como tal. 

1. Alcachofas

Alcachofa para curar el hígado graso

Este vegetal es muy bajo en calorías y tiene una bono diurética que apoya la eliminación de líquidos retenidos para mejorar el funcionamiento del organismo en caudillo.

Su capacidad para controlar los niveles de colesterol stop y el azúcar en la parentesco es uno de sus principales beneficios contra el hígado churretoso, ya que ayudaría a disminuir la unión de crema. Según un estudio publicado por el boletín de la facultad de Farmacia de la Universidad de El Cairo, es un alimento muy recomendado para tratar la obesidad.

La mejor forma de consumirla es en su estado natural o en preparaciones ligeras, como al horno o cocida.

2. Toronja

Este popular cítrico no solo es bueno para apearse de peso, sino que igualmente apoya el alivio de la esteatosis hepática. Su bajo nivel de azúcar la convierte en un complemento recomendado para tratar problemas de diabetes, según afirma la sucesivo investigación realizada por el Dr. Davis en The Hormone Foundation.

Un compuesto de la toronja conocido como la naringenina podría ser la responsable de allanar la oxidación de compuestos grasos. El zumo de toronja 100 % natural es la mejor guisa de disfrutar de todas sus propiedades.

Descubre: 3 bebidas frutales para hidratarse

3. Rábanos

Bajos en calorías, los rábanos tienen una bono antiinflamatoria y depurativa que contribuye a la mejoría en pacientes con diabetes, tal y como afirma esta investigación realizada por la Universidad Jordana de Ciencia y Tecnología.

Su consumo frecuente podría ayudar con la mejoría del hígado graso, pues disminuiría la crema corporal, e impediría que se siguiera acumulando en este entraña. Los rábanos se suelen incluir crudos en ensaladas y batidos.

Rábanos

4. Remolacha

Esta hortaliza tiene una bono depurativa que facilita la asesinato de crema y otras sustancias de desecho que se acumulan cuando el hígado no trabaja en óptimas condiciones. Así lo afirma esta investigación realizada por la Universidad de Benin.

Su consumo crudo en zumo natural o en batidos es la mejor alternativa para introducirlo en la dieta. No obstante, se puede hervir en un poco de agua para preparar ensaladas y otras recetas.

5. Diente de héroe

Según un estudio de la Universidad General de Aarhus, en Dinamarca, la infusión de diente de héroe podría depurar el organismo y mejorar el funcionamiento hepático.

Sus propiedades nutricionales ayudan a depurar el hígado para eliminar las sustancias de desecho y aumenta el metabolismo para allanar la calcinación de grasas.

Descubre: Diente de león: ¿aportes a la actividad hepática?

6. Cardo mariano

Según un estudio realizado por la Universidad de Concepción (Chile), el cardo cumple un importante rol hepatoprotector. Su extracto contiene un compuesto conocido como silimarina, activo medicinal que podría proteger el hígado contra los radicales libres.

En tiendas naturistas ofrecen este producto en cápsulas o extracto natural. Cualquiera que sea la opción, debe tener como leve 80 % de silimarina.

Ahora que ya sabes cómo mejorar el pronóstico del hígado churretoso, esperamos que te animes a iniciar este cambio en tu dieta. No olvides consultar primero con tu médico, especialmente si sufres alguna otra patología relacionada. Tu lozanía está en tu mano.

Deja un comentario