5 aceites medicinales que puedes usar contra la congestión nasal

La congestión nasal es un huella muy amargo que suele presentarse con la enfriamiento, el catarro y el resfriado, y puede demorar a cursar con otros síntomas, como el dolor de habitante. Por ello, puede interferir en el día a día y causar incomodidades. Si a veces sientes que no puedes respirar, te sientes cansado y desesperado conveniente a la congestión, puedes realizarte vahos con aceites medicinales o esenciales, pues esto te ayudará a aliviarte.

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal es una inflamación de los tejidos blandos interiormente de la hocico. Esta inflamación replica a agentes externos como alérgenos, virus o bacterias.

En muchos casos viene acompañada de secreción nasal. Cuando hay exceso de secreción, este puede herido por la parte posterior de la cuello, lo que se conoce como chorreo posnasal, y provoca dolores de cuello.

Aceites medicinales para aliviar la congestión nasal

Según creencias, los vahos con aceites esenciales pueden contribuir con el alivio en caso de congestión nasal. Veamos a continuación cómo se preparan y cuáles son los aceites más elegidos comúnmente.

1. Óleo esencial de eucalipto

Se cree que el grasa esencial de eucalipto ayuda a estrechar la inflamación en las vías respiratorias y expulsar el secreción.

Ingredientes

  • 3-4 gotas de grasa esencial de eucalipto.
  • 2 tazas de agua (500 ml).

Procedimiento

  • Toma una olla y calienta el equivalente a dos tazas de agua.
  • Demora que hierva y agrégale la cucharada de grasa de eucalipto. Apaga la mezcla y viértela en un recipiente de boca ancha.
  • Pon una toalla detrás de tu habitante e inclina la cara cerca de el recipiente, con mucho cuidado, para que respires el vapor. Lo ideal es que te mantengas a una distancia aproximada de 15 centímetros para evitar quemarte.

2. Óleo esencial de lavándula

El grasa de lavándula se le atribuyen propiedades calmantes, antifúngicas, antibacterianas y analgésicas, y se usa con frecuencia en la aromaterapia.

Se dice que al mezclarlo con grasa de almendras ayudaría a aliviar los síntomas del resfriado y la enfriamiento, encima de la congestión nasal.

Ingredientes

  • 2 gotas de grasa esencial de lavanda.
  • 2 gotas de grasa de almendras.

Procedimiento

  • En un recipiente mezcla muy admisiblemente uno y otro aceites.
  • Luego aplícalos directamente sobre la zona del pecho, el cuello y espalda.

3. Óleo esencial de tomillo

Al igual que otros aceites medicinales, al grasa de tomillo se le atribuyen propiedades antibacterianas y antioxidantes. Encima, se dice que puede robustecer el sistema inmunitario y el respiratorio.

Ingredientes

  • 3-4 gotas de grasa esencial de tomillo.
  • 2 tazas de agua (500 ml).

Procedimiento

  • Toma una olla y calienta el equivalente a dos tazas de agua. Una vez que hierva el agua, agrega la cucharada de grasa esencial de tomillo.
  • Aprovecha los vahos. Recuerda colocarte una toalla sobre la habitante para que puedas inhalar el vapor y despejar tus vías respiratorias.

Descubre: 6 remedios caseros para la tos

4. Óleo esencial de menta

La menta tiene un perfume muy penetrante. Se cree que con unas cuantas gotas, mezclado otras más de grasa de jojoba, las vías respiratorias se podrían despejar con decano facilidad.

Ingredientes

  • 2 gotas de grasa esencial de menta.
  • 2 gotas de grasa de jojoba.

Procedimiento

  • En un recipiente mezcla uno y otro aceites.
  • Aplica la mezcla sobre tu cuello y pecho frotando suavemente hasta que sientas que la piel absorbe la mezcla por completo.

5. Óleo esencial de orégano

Aceite de menta

Se suele aseverar que la infusión de orégano puede ayudar a tratar el resfriado y la enfriamiento. Por ello, hay quienes consideran que el uso de su grasa esencial además podría resultar útil.

Ingredientes

  • 3-4 gotas de grasa esencial de orégano.
  • 2 tazas de agua (500 ml).

Procedimiento

Para hacerte vahos solo necesitas hacer lo indicado previamente con los aceites medicinales de eucalipto y el de tomillo.

  • Hierve el agua y agrégale la cucharada de grasa de orégano.
  • Vierte la mezcla en un recipiente de boca ancha, coloca una toalla detrás de tu habitante e inclina la cara a unos 15 centímetros del recipiente.
  • Respira profundo el vapor y verás que en pocos minutos la congestión nasal desaparecerá.

Nota final

Es importante tener en cuenta que todos los aceites medicinales o esenciales deben emplearse en cantidades pequeñas y siempre diluidos en agua o un grasa portador. Si se utilizan concentrados, sin diluir, pueden causar reacciones adversas aún más intensas.

Antiguamente de acudir al uso de cualquier remedio natural, lo ideal sería consultar con el médico. Esto incluye cuestiones como la aromaterapia. 

En caso de que sufras de piel sensible, dermatitis o algún trastorno de la piel, evita aplicarte aceites medicinales sin la autorización de tu médico.

Deja un comentario