4 remedios herbales que ayudan a disminuir las várices y arañitas vasculares

Cuando hay una dificultad en la circulación de la cepa suelen aparecer várices y arañitas vasculares, casi siempre porque se debilita la superficie de la albarrada de las venas en las piernas evitando que el flujo escarlata vuelva con la misma facilidad alrededor de el corazón.

Siempre se ha considerado como un problema estético. Ciertamente, las formaciones venosas se pueden notar a simple pinta. Sin requisa, más que esto, es un trastorno de salubridad que requiere un control oportuno, ya que de no cobrar un tratamiento puede conllevar a padecer inflamación, dolor y calambres.

Por suerte es mucho lo que se puede hacer para sujetar su apariencia y evitar que afecten la salubridad. De hecho, en muy pocos casos se requiere de un tratamiento quirúrgico para poder eliminarlas. Generalmente, la veterano parte de las veces puntada con probar algunos remedios naturales para mejorarlas.

¿Por qué aparecen las várices y arañitas vasculares?

Este problema de circulación puede ser el resultado de varios factores que afectan especialmente las piernas.

Según la Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas, entre sus principales causas cerca de mencionar:

  • La obesidad.
  • El vergüenza.
  • El tabaquismo.
  • Permanecer mucho tiempo sentados o con las piernas cruzadas.
  • Mala viandas.
  • Factores genéticos.
  • Retención de líquidos.

Para sujetar los riesgos que implica padecer estas condiciones, es bueno probar alguno de los siguientes remedios herbales que pueden dispensar su disminución.

Por supuesto, antaño que asomar a probarlos conviene consultar al médico para determinar si existe algún tipo de contraindicación o si por el contrario se requiere de otro tipo de tratamientos.

1. Castaño de Indias

Castaño de Indias para las várices y arañitas vasculares

El castaño de Indias se ha rebaño un oportunidad muy peculiar entre los tratamientos alternativos para disminuir las várices. Puesto que ha ido alcanzando popularidad en el ámbito de la salubridad.

Su extracto prosperidad, encima, la salubridad de las paredes arteriales gracias a un compuesto activo conocido como escina. Por sus propiedades, está avisado para calmar síntomas como el dolor, la inflamación y la comezón en las piernas.

No es muy claro cómo funciona la escina, pero las teorías incluyen vasos capilares que sellan las fugas, mejorando la fuerza elástica de las venas, previniendo la libertad de enzimas (conocidas como hidrolasas de glicosaminoglicano) que rompen al colágeno y producen orificios en las paredes capilares, disminuyendo la inflamación y bloqueando otros eventos fisiológicos que provocan daño a las venas.

Ejemplo de que puede ser un gran antiinflamatorio, es que muchas compañías lo están utilizando para la elaboración de cremas o ungüentos de uso tópico. No obstante, nosotros podemos utilizarla en casa asimismo.

¿Cómo preparar este remedio?

Para no alterar grandes sumas de parné en remedios comerciales, vale la pena hacer un tratamiento con la planta en su estado natural.

Ingredientes

  • 1 cucharada de corteza de castaño de indias (10 g)
  • ½ taza de unto de lavándula (125 ml)

Procedimiento

  • Primero, simplemente mezclar los dos ingredientes y llevarlos a fuego medio para que se concentren proporcionadamente.
  • A posteriori, una vez haya reposado y esté apto para su aplicación, frotarlo seguidamente sobre las zonas afectadas con suaves masajes circulares.

2. Hamamelis

Hamamelis

Generalmente utilizado de forma tópica es un gran unido para disminuir la inflamación y activar la circulación de las piernas.

Concretamente, sus hojas contienen taninos, saponinas y flavonoides, antioxidantes que fortalecen los vasos sanguíneos y mejoran el flujo escarlata.

Adicionalmente, cuenta con propiedades astringentes, vasoconstrictoras y reductoras de hemorragias que actúan sobre las venas ya formadas.

¿Cómo preparar este remedio?

La infusión de hojas de hamamelis es una forma efectiva de utilizar todas sus bondades desde el interior.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hojas secas de hamamelis (4 gramos)
  • 1 taza de agua hirviendo (250 ml)

Procedimiento

  • En primer oportunidad pon a hervir una taza de agua con las hojas de hamamelis y dejar reposar.
  • Para un espléndido objetivo se aconseja su consumo 2 veces al día.

Además se puede utilizar el extracto de la planta de forma externa, para hacer masajes sobre las zonas afectadas.

Te interesará: 5 ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

3. Ciprés

Una de las aplicaciones medicinales más conocidas del ciprés es su uso para controlar los problemas del aparato circulatorio, en peculiar si incluye inflamaciones en las venas.

Ciertamente, tiene no solo propiedades hemostáticas y venotónicas, sino que asimismo vasoconstrictoras que ayudan a mejorar el flujo escarlata de las piernas alrededor de el corazón para evitar la formación de trombos y venas várices.

Rosa María Fonseca, maestra de la Escuela de Ciencias de la Universidad Franquista Autónoma de México dice que la presencia de flavonoides, principalmente en las hojas, se relaciona con sus propiedades antinflamatorias. Los taninos contenidos en sus conos y follaje le confieren propiedades vasotónicas, vasoconstrictoras, hemostáticas, (detienen el sangría y ayudan a la coagulación), por lo cual se utilizan para aliviar várices.

¿Cómo preparar este remedio?

Una infusión de la planta puede ser útil para utilizar estas propiedades tanto a nivel tópico como desde el interior del organismo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas secas de ciprés (20 g)
  • 1 litro de agua

Procedimiento

  • Primero, prepara una decocción de las hojas secas de ciprés en un litro de agua, durante 10 minutos.
  • Seguidamente, filtra y toma 7 cucharadas al día.
  • Finalmente sumerge un paño en la infusión y aplica compresas en las zonas inflamadas y doloridas.

¿Quieres conocer más? Lee: Los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas

4. Romero

Romero

El consumo de romero ejerce una energía venotónica en el organismo gracias a su aporte de diosmina.

¿Cómo preparar este remedio?

Para mejorar el estado de las venas várices y frenar su aparición en las piernas se aconseja sencillamente la ingesta diaria de su infusión.

Ingredientes

  • 1 cucharada de romero seco (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Procedimiento

  • Primero, pon a hervir una taza de agua.
  • A posteriori, agrégale el romero seco.
  • Por final, tómala tres veces al día.

Deja un comentario