¿Tienes congestión nasal? Dile adiós con estos 7 remedios con plantas

La congestión nasal es un síntoma frecuente en casos de constipados, alergias, gripes, catarros, etc. Si bien es parte del proceso de desintoxicación y sanación de nuestro organismo, cuando tienes congestión nasal puede resultar muy molesto en la rutina diaria.

En este artículo compartimos siete antídotos para la congestión nasal a base de plantas medicinales. Planteamos diferentes métodos para decirle adiós a este síntoma a través de infusiones, masajes y vahos. 

7 antídotos naturales que puedes aprovechar cuando tienes congestión nasal

1. Semillas de mostaza

La mostaza no es únicamente una salsa para aliñar nuestras recetas. Las semillas de esta planta son un antídoto curativo que se utiliza desde la antigüedad por sus propiedades vasodilatadoras, caloríficas, circulatorias, calmantes, etc. Es un genial tratamiento natural para despejar las vías respiratorias cuando tienes congestión nasal.

Podemos consumir las semillas de mostaza en infusiones o bien caldos de verduras. Asimismo podemos aplicarnos aceite de mostaza, mas siempre y en todo momento diluido en otro aceite vegetal, como por poner un ejemplo el de almendra, de sésamo o bien de coco.

Descubre: 7 aceites esenciales que te ayudan a tratar las infecciones respiratorias

2. Jengibre

Jengibre para la congestión nasal

El jengibre es un antídoto muy efectivo que puede asistirte cuando tienes congestión nasal; asimismo puedes aprovechar sus propiedades para prevenir otros síntomas usuales de constipados y gripes. Aparte de ser un antibiótico natural, ayuda a quitar mucosidad y a descongestionar las vías respiratorias.

Podemos consumirlo de múltiples formas, como por poner un ejemplo crudo, en polvo, jugos, infusiones, batidos, etc. Sin embargo, asimismo podemos emplear su aceite a través de un difusor de aromaterapia. De esta manera, vamos a mejorar nuestra respiración al unísono que gozamos de su aroma singular.

3. Aloe vera

El aloe es una planta medicinal con tantos beneficios que aconsejamos tenerla en nuestro hogar como botiquín natural. Tiene múltiples usos, tanto a nivel interno como externo, en tanto que resalta por sus virtudes antiinflamatorias, hidratantes, protectoras y regeneradoras, entre otras muchas.

El aloe asimismo es útil si tienes congestión nasal, en tanto que puede asistirnos a combatir la nariz tapada. Para esto, podemos entremezclar el aloe natural con agua, por igual, y utilizarlo como aerosol nasal. Asimismo podemos consumirlo en jugos, mezclado con frutas.

4. Pimienta de cayena

Si eres amante de el alimento picante ya vas a saber el efecto aliviante que provoca de forma inmediata. Sin embargo, no todos y cada uno de los aderezos picantes tienen exactamente las mismas propiedades. Entre ellos, aconsejamos de forma muy singular la pimienta de cayena.

Esta condimenta facilita la supresión de la mucosidad, y aumenta nuestra temperatura corporal, entre otras muchas propiedades terapéuticas. Si no tenemos la costumbre de comer picante podemos comenzar a agregarla en cantidades pequeñísimas a nuestros guisos para ir incrementando de forma gradual.

5. Hisopo

Cayena para la congestión nasal

El hisopo (Hyssopus officinalis) es una planta medicinal con propiedades mucolíticas y expectorantes. En este sentido, es un antídoto para calmar la congestión nasal y nos deja tratar gripes, faringitis, sinusitis, alergias, etc.

Podemos tomarlo en infusión, extracto o bien cápsulas, siempre y en todo momento conforme la indicación del fabricante. Asimismo podemos emplear su aceite esencial a modo tópico. Como curiosidad, asimismo es una planta aromatizada culinaria, si bien menos famosa que otras, que podemos emplear como condimento.

No te pierdas: 5 remedios naturales para reducir los síntomas de la bronquitis

6. Aceite esencial de pino

Los aceites esenciales son antídotos naturales que nos dejan tratar diferentes síntomas y trastornos de forma eficaz y práctica mientras que gozamos de su exquisito aroma. Sin embargo, debemos conocer bien sus propiedades y formas de usarlos.

Si tienes congestión nasal puedes decantarse por el aceite esencial de pino. Este aceite calma la congestión nasal y ayuda en la prevención de afecciones como la sinusitis, el asma, la bronquitis, etc.

La forma más veloz de emplear este aceite esencial es aplicando unas gotas en las fosas nasales y el ceño. De esta manera logramos un efecto aliviante inmediato. Asimismo podemos emplear un difusor de aceites en la estancia de nuestro hogar donde estemos. Si deseamos multiplicar su efecto curativo, podemos conjuntarlo con el aceite de hisopo.

7. Vahos de eucalipto

Los vahos de eucalipto son un viejo procedimiento para descongestionar las vías respiratorias por lo general. Al respirar el vapor de la decocción de esta planta facilitamos la respiración y favorecemos la supresión de mucosidad. 

Podemos hacer los vahos una vez al día, por poner un ejemplo ya antes de acostarnos. Aconsejamos continuar cinco minutos y ponernos una toalla sobre la cabeza para concentrar mejor los vapores.

 

Deja un comentario