¿Remedios caseros para reducir el colesterol?

Los antídotos caseros para reducir el colesterol pueden resultar tentadores pues, aparte de jurar múltiples beneficios en un corto plazo y una mejor calidad de vida, pueden realizarse desde substancias naturales alcanzables que, aparentemente, no podrían producir ningún género de reacción desfavorable.

Sin embargo, sí pueden ocasionar interacciones. A este respecto, el Manual MSD expone lo siguiente: «los efectos de las interactúes farmacológicas acostumbran a ser no deseados y en ocasiones perjudiciales. Las interactúes pueden acentuar o bien reducir la acción de uno o bien más medicamentos, y dar sitio a efectos secundarios o bien al descalabro del tratamiento«.

Así que por más que prometan estos antídotos, jamás van a poder reemplazar el tratamiento pautado por el médico. Y en este sentido merece la pena aclarar que no se trata de desechar los posibles beneficios del consumo de un comestible o bien múltiples, sino más bien de estar siendo conscientes de que su alcance no es tan significativo ni muchísimo menos «poderoso» como se pretende hacer ver habitualmente.

Veamos más ahora.

¿Son plenamente seguros los antídotos naturales para reducir el colesterol?

No. Los antídotos caseros no son totalmente seguros. Pueden interferir con el tratamiento pautado por el médico y fomentar distintas reacciones desfavorables en el organismo. Además de esto, puede agudizar las molestias del paciente y empeorar su situación significativamente. Por esta razón, los especialistas NO los aconsejan.

Lo más aconsejable es continuar las pautas del médico y sostener buenos hábitos vitales.

Notas con relación a la dieta

La OMS (OMS) apunta que, aparte de llevar una dieta equilibrada, es conveniente reducir el consumo de azúcar y grasas sobresaturadas y no solo el de sal.

En el marco de una dieta equilibrada puede ser admisible el consumo regular de comestibles saludables, como las frutas y la avena, un cereal cuyas propiedades sí han sido a nivel científico comprobadas.

Avena con trozos de manzana

Ahora, lo que no es para nada saludable es tomar la avena como substituto de una comida primordial o bien el tratamiento pautado por el médico, con la disculpa de que mejorará la salud. Por otro lado, hay que tener claro que su consumo no exonera de las consecuencias de los excesos cometidos (de comestibles procesados, salsas, frituras, gominolas, refrescos, alcohol, etc.).

Adicionalmente, es esencial aclarar que la dieta habrá de estar pautada por un profesional, para eludir descompensaciones, puesto que cada organismo tiene una serie de necesidades diferentes. Por consiguiente, no se trata solo de adoptar las pautas generales para reducir el colesterol.

La dieta va a deber complementarse siempre y en toda circunstancia con una buena hidratación.

Notas con relación al ejercicio

El ejercicio, especialmente al aire libre, te ayuda a combatir el cansancio mental

Para reducir los niveles de colesterol posiblemente el médico le sugiera al paciente efectuar actividad física diariamente. En dependencia de su estado de salud, el género de actividad va a venir ser una o bien otra, como la respectiva duración.

La Organización Mundial de la Salud aconseja a las personas mayores de 18 años de edad que dediquen por lo menos 150 minutos semanales a el ejercicio físico aeróbica de intensidad moderada.

En conclusión, si te han diagnosticado colesterol alto, debes intentar sostener buenos hábitos vitales, eludir las comidas grasosas, como las frituras, las salsas y los procesados, como asimismo el consumo de tabaco y alcohol. Finalmente, recuerda que el ejercicio físico juega un papel clave en tu bienestar con lo que consulta con tu médico cuál es el género de ejercicio más aconsejable para tu caso y ¡anímate a ponerte las zapatillas lo antes posible!

Deja un comentario