Recomendaciones para tratar el insomnio

El sueño es una de las funciones más esenciales que efectúa nuestro cuerpo a diario. Por medio de este reposo, podemos recobrar energías, arreglar tejidos y optimar ciertas funciones cognitivas precisas a lo largo de la jornada diaria. De ahí que, es tan esencial aprender a dormir bien y suprimir las noches de insomnio.

Cuando podemos descansar de una manera adecuada y además de esto lo hacemos a lo largo de las horas que se aconsejan, encaramos el día con vitalidad. Somos capaces de meditar, razonar y actuar con absoluta claridad, cosa que se complica con el insomnio. Cuando se nos hace bastante difícil conciliar el sueño o bien, por cuestiones de trabajo, debemos dormir mucho menos tiempo; podemos apreciar de qué forma se nos va nublando poco a poco más el juicio durante la semana.

La relevancia de dormir bien

Hay condiciones que no dejan lograr un conveniente reposo y nos hacen estar lúcidos a lo largo de una gran parte de la noche. Entre ellas, el agobio, una enfermedad, un dolor, ciertos medicamentos o bien las preocupaciones. Todas y cada una son causas que pueden provocar insomnio, uno de los inconvenientes que más sufren los adultos hoy en día.

Este trastorno del sueño se presenta en el momento en que nos cuesta conciliar el sueño o nos cuesta sostenerlo. O sea, si nos acostamos a una determinada hora y, pese a tener sueño, pasan y pasan las horas y no conseguimos dormirnos. Asimismo en el momento en que nos despertamos múltiples veces a lo largo de la noche sin explicación aparente (ruidos, luz…). O bien si teniendo el despertador programado a una determinada hora, nos despertamos horas antes sin poder regresar a conciliar el sueño.

Al empezar el día sin haber conseguido tener el reposo preciso es muy posible que tengamos diferentes síntomas. Entre ellos podrían encontrarse el cansancio, poca concentración, irritabilidad o bien complejidad para reaccionar frente a una situación bastante difícil.

Ya vemos que muchos son los inconvenientes que se generan cuando padecimos de insomnio. Es por tal razón por la que, de ser prolongado y persistente, es imprescindible pedir ayuda para intentar mitigar las causas que lo generan. 

Si la situación todavía no es tan difícil y apenas se han presentado varias noches de insomnio, podemos reeducar ciertos pequeños hábitos. O sea, hacer modificaciones en la rutina diaria que pueden asistir a terminar con las pesadas y largas noches de no poder dormir. Conócelas ahora.

Recomendaciones para terminar con el insomnio

Las siguientes recomendaciones podrían asistirte a conciliar el sueño, mas asimismo podrían no marchar. De ahí que te invitamos a que consultes con un especialista si el insomnio persiste.

Dormir

  • Acostarse todos y cada uno de los días a exactamente la misma hora. Al cuerpo le agradan las costumbres. De ahí que, cuando se le saca de su horario frecuente, puede verse resentido. Trata de irte a dormir todos y cada uno de los días a exactamente la misma hora. Aun los fines de semana. ¡El cuerpo te lo agradecerá!
  • No hacer ejercicio intenso ya antes de ir a dormir. Si por motivos de tiempo solo puedes ejercitarte en las noches, lo mejor es que trates de hacerlo unas 3 horas ya antes de meterte en cama. Practicar deporte libera endorfinas y espabila a tu sistema inquieto. De ahí que, es preferible efectuarlo un tiempo ya antes de procurar relajarte.
  • Tratar de que la última comida del día no sea ni muy rebosante ni contenga mucha grasa. Esto puede provocar pesadez estomacal y por tanto complejidad para conciliar el sueño.
  • Previa consulta con tu médico, podría ser recomendable complementar las comidas con un suplemento de vitaminas y minerales. Puede ser bastante ventajoso, pues en muchas ocasiones los trastornos del sueño pueden ser provocados por deficiencias de vitamina B, calcio, cobre, hierro, cinc y magnesio.
  • Realizar técnicas de relajación y de respiración pueden ser de mucha ayuda para intentar conciliar el sueño y conseguir un reposo reparador.
  • Crea un entorno relajado en la habitación en la que duermas, con una temperatura conveniente.
  • Evita el empleo de aparatos electrónicos como el móvil, la T.V. o bien el computador ya antes de irte a la cama.
  • Evita el consumo de substancias excitantes como el alcohol o bien la cafeína.
  • Si llevas más de cuarenta minutos dando vueltas en cama sin poder dormir, es recomendable efectuar alguna de estas actividades. Por poner un ejemplo, pasear un tanto por la habitación, respiraciones profundas, percibir música sosegada de fondo o bien leer una página de tu libro preferido. Solo vuelve a la cama cuando vuelvas a sentir sueño, de esta manera posiblemente consigas dormirte pero pronto.
  • Si te cuesta conciliar el sueño de forma eventual, puedes probar con la fitoterapia para combatir el insomnio. Ciertas plantas como la valeriana, la pasiflora o bien la amapola de California pueden asistirte a inducir y sostener el sueño, como a relajarte y sosegarte.

No pienses que el trastorno del sueño es algo sin mayor relevancia. Todo lo opuesto, debes darle la mayor prioridad. De sufrir insomnio crónico, tu calidad de vida puede verse con fuerza perjudicada en todos y cada uno de los campos. De ahí que, es conveniente que tomes medidas ya antes de pasar más noches en candela. Si el inconveniente persiste, no vaciles en preguntar con un especialista.

Deja un comentario