¿Qué se puede hacer para reparar los cartílagos?

Los cartílagos son los tejidos flexibles que cubren la articulaciones o bien otras unas partes del cuerpo como el oído externo y el tabique nasal.

El cartílago deja que los huesos se muevan entre sí al resguardarlos para eludir que se rocen.

Si el cartílago se daña o bien se gasta, los huesos se frotan en la articulación lo que genera grandes dolores y limita la movilidad.

La edad y los ejercicios de alto impacto o bien el simple exceso de ejercicio pueden dañar los cartílagos con el tiempo.

Un estudio de la Sociedad Radiológica de América del Norte señaló que 74% de los adultos entre 45 y 55 años  de padecen algún grado de desgaste de los cartílagos.

La forma más apropiada de mantenerlos  sanos y arreglar los que se han dañado es suministrar a nuestro organismo una buena y sana nutrición.

Te puede interesar: 5 ejercicios que debes practicar si quieres fortalecer tus huesos

Por esta razón es fundamental sostener una dieta balanceada y complementarla con ciertos suplementos de vitaminas.

En esta ocasión te vamos a dar a conocer las vitaminas  que pueden asistir  fortalecer todas y cada una de las zonas cartilaginosas del cuerpo.

Las vitaminas más esenciales para asistir a arreglar los cartílagos

Vitamina A

La vitamina liposoluble de tipo A es uno de los componentes más esenciales para la salud de  los tejidos del organismo, tiene propiedades antioxidantes y suprime los radicales libres, que dañan para las células del cuerpo.

Para las personas que hayan sufrido de las articulaciones, es  esencial consumir suplementos que contengan vitamina liposoluble de tipo A.

Alimentos con vitaminas A

  • – El aceite de bacalao, el hígado, los riñones, los huevos, todos y cada uno de los productos lácteos, entre otros muchos.
  • – Los pimientos, el melón, los tomates, el brócoli, las batatas, los damascos, las toronjas, las zanahorias, la calabaza y casi todas las verduras.

Lee tambien: Aporte de las vitaminas en las dietas

Vitamina C

La vitamina C ayuda en la reparación y el desarrollo de los tejidos.

Asimismo es principal para la producción del colágeno, una esencial proteína cuya primordial función es la capacitación de ligamentos, venas, tendones y cartílagos.

Esta vitamina no se puede sostener guardada, por lo que se debe restituir todos y cada uno de los días.

Las naranjas han sido desde hace tiempo reconocidas como un fruto muy interesante por su contenido en vitamina C.
Las naranjas han sido desde hace cierto tiempo reconocidas como un fruto bien interesante por su contenido en vitamina C.

Las fuentes más ricas de vitamina C

Las frutas que la poseen en mayor cantidad son los cítricos, el melón, la papaya, el mango, la piña, las bayas, las guayabas.

En los vegetales vamos a poder hallarla en las papas, los tomates, los pimientos, la calabaza, la lechuga, el brócoli entre otros muchos.

Vitamina D

La vitamina liposoluble D es fundamental en la capacitación de los huesos y de los cartílagos. Esta se guarda en el tejido graso y ayuda a absorber el calcio. Si falta en nuestro cuerpo corremos el riego de desarrollar osteoporosis.

Por otro lado, conforme con una investigación publicada en 2012 en la revista Therapeutic advances in endocrinology and metabolism, la carencia de vitamina liposoluble D es usual en pacientes con artritis reumatoide (AR); además de esto, se asocia con la aparición de dolor musculoesquelético.

Otras consecuencias de la carencia de vitamina liposoluble D son:

  • Disminución de los niveles de calcio y sodio.
  • Desgaste prematuro de los cartílagos (artrosis).
  • Aumento de la inflamación.

La forma más frecuente de conseguir esta vitamina es a través de ciertos suplementos de vitaminas o bien consumiendo los comestibles que sean ricos en este nutriente.

También se pueden tomar ciertas horas de sol, con lo que vamos a hacer que el cuerpo estimule su producción.

Alimentos que dan vitamina D

  • El pescado, los ostiones, la margarina, todos y cada uno de los derivados lácteos como asimismo los comestibles fortificados como la leche y los cereales.

Recuerda que al gastarse un cartílago el dolor que se siente con cada movimiento es prácticamente insoportable, provocando que te sostengas en un hastiado estado de quietud que establecerá una mala calidad de vida.

Deja un comentario