Las flores de Bach: qué son y para qué se usan

Las flores de Bach son el donación que nos dejó el doctor Edward Bach en el interior de la medicina alternativa. Si visitamos el artículo sobre el Idioma oculto del Agua, comprenderemos como las vibraciones, las esencias y la energía positiva toman forma en el agua.

Las esencias de Bach podrían, entonces, ayudarnos a que el agua comprenda sus propiedades curativas, y el cuerpo las asimile transformando totalmente la energía que lo compone.

¿Qué debemos memorizar de las enfermedades?

El Doctor que dio nombre a las famosas Flores de Bach sostenía que en caso de existencia de un conflicto entre mente y alma, una enfermedad podría aparecer. La finalidad de dicha enfermedad sería que aprendiésemos a analizar los errores, asumirlos y conquistar tomar actitudes frente a la vida acertadas para nosotros mismos sin causar daños.

El proceso de la enfermedad nos llevaría a un autoconocimiento del alma y en su camino nos enseñaría a perdonarnos a nosotros mismos.

Una de las doctrina de Bach sostenía que serían nuestros temores y ansiedades los que abrirían la puerta a la invasión de la enfermedad. Si correctamente esta conexión no está científicamente probada, sí existen estudios que relacionan algunas emociones con la aparición de determinadas enfermedades.

Por ejemplo, una investigación publicada en 2018 en in vivo señala que las emociones como la ansiedad y el enfado tendrían una correlación con algunas enfermedades cardíacas, la obesidad e incluso, la diabetes mellitus de tipo 2. Otros estudios sugieren que el estrés podría afectar la condición física de un individuo, actuando como detonador de enfermedades.

¿Qué son las Flores de Bach?

Las flores de Bach, incluso conocidas como esencias de Bach o remedios florales de Bach, son unos preparados artesanales no farmacológicos que se elaboran a partir de la maceración de flores, como la chicoria, la madreselva, la rosa silvestre o el castaño de indias. Después, se administran en forma de gotas para aliviar algunas dolencias.

Aunque no existen estudios que aseguren su operatividad, la medicina alternativa sostiene que estas gotas tendrían propiedades curativas ya que el alma de las plantas podría sintonizar con nuestras emociones y hacer que desapareciesen las energías negativas que se quedan atrapadas en nuestro cuerpo.

El doctor Bach insistía en sus estudios en que la enfermedad, en su dolencia física, está unida a los sentimientos, por ello la cura debía fundamentarse en el cuerpo, pero por otra parte, en las emociones.

A diferencia de la medicina convencional que se podio en la inhibición de las manifestaciones que provoca la enfermedad, la medicina alternativa investiga el divisor que disparó la enfermedad (que suele ser un divisor emocional) y averiguación aliviarlo desde su origen.

Ahora correctamente, como ya señalamos, la evidencia científica al respecto es inexistente. De hecho, un investigación de campo comparó a cuatro grupos de personas a quienes se les administrarón flores de Bach con un agrupación de control que recibió un placebo y llegó a la conclusión de que no existían diferencias en el alivio del dolor ni de la ansiedad o la hiperactividad entre ellos.

¿Para qué se utilizan?

Como ya hemos mencionado, las flores de Bach son un conjunto de esencias naturales utilizadas para aliviar diversas situaciones como miedo, estrés, depresión, obsesiones, etc. Existen 38 remedios florales de Bach; se tráfico de 34 flores silvestres, 3 flores de cultivo y un agua de manantial.

Las esencias florales, desde su sensatez como parte de la naturaleza, se supone que podrían:

  • Restablecer la hermandad de nuestra alma.
  • Aportar a nuestro cuerpo nuevas vibraciones positivas
  • Comprensión de la marca de nuestra enfermedad.

Supongamos que decidimos comenzar a ingerir flores de Bach. En ese caso, el entendido en medicina alternativa nos realizaría un estudio personalizado. Esto le permitiría comprender cuál esencia es la que aportará a nuestro cuerpo las propiedades necesarias para su restablecimiento.

Destacamos nuevamente que si correctamente las flores de Bach son uno de los remedios más populares de la medicina alternativa y muchas personas aseguran sentirse mejor gracias a ellas, la ciencia no ha probado su eficacia.

No obstante, ninguna de las investigaciones llevadas a final sobre la temática ha contrario contraindicaciones asociadas al consumo de flores de Bach. Por lo tanto, podría ser una opción para intentar aliviar determinadas dolencias, previa consulta con tu médico de confianza.

En conclusión, a pesar de ser famosas a lo dadivoso y orgulloso del mundo y de no existir contraindicaciones conocidas, según un estudio, el tratamiento con flores de Bach es una de las terapias complementarias más controvertidas por su efectividad.

Imagen cortesía de Glaucia goes.

Deja un comentario