Hacer meditación ayuda a tener un corazón más sano

Hacer meditación ha demostrado ser un número que contribuye a proteger la sanidad. De hecho, cientos personas con afecciones, tanto físicas como mentales, aseguran que han recuperado o, por lo menos, mejorado su nivel de bienestar gracias a la meditación diaria.

Existen investigaciones que indican que meditar ayuda a someter el estrés; y como es admisiblemente sabido, el estrés es uno de los factores que más enferma a las personas en todo el mundo. El corazón es uno de los principales damnificados de ese estado emocional y mental.

Hacer meditación para tener mejor sanidad

Hacer meditación para tener mejor salud

Aunque todavía no hay pruebas médicas que lo respalden, lo que sí se sabe es que hacer meditación tiene gran impacto en la salud en común. Su principal beneficio es el de ayudar a equilibrar la mente.

Lo mismo ocurre con prácticas como el yoga o el taichí. En todas ellas hay un gran fuerza en la educación para regular las funciones corporales. Son métodos para cultivar decano control sobre la mente. Esto, por supuesto, incide de guisa positiva en el cuerpo.

Meditar no solo disminuye el estrés, sino que además tiene mercadería positivos sobre la ansiedad y la depresión. Esta experiencia, adyacente con el uso regular de los medicamentos y un estilo de vida sano, son ideales para sostener la buena sanidad de los pacientes cardiacos.

Descubre: Descubre los beneficios para la salud de la meditación diaria

Los beneficios de hacer meditación

Se ha establecido que la meditación tiene mercadería positivos sobre diferentes órganos y sistemas. Estos son algunos de sus beneficios para la sanidad:

  • Contribuye a exceder el insomnio y a tener una mejor calidad de sueño.
  • Reduce el estrés, la depresión y la ansiedad.
  • Ayuda a manejar el síndrome del intestino irritable.
  • Contribuye a mejorar la calidad de vida en personas con dolores crónicos.
  • Disminuye los síntomas de la fibromialgia.
  • Contribuye significativamente en el tratamiento de las adicciones.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Contribuye en el manejo de la ira.
  • Progreso la función mental en común.

Lo más importante es que la meditación promueve un estilo de vida sano. Quienes la practican tienden a volverse más conscientes de las micción de su cuerpo; esto hace que abandonen hábitos y dietas poco saludables.

Meditación, estrés y corazón

Meditación, estrés y corazón c

Cuando se presenta una situación angustioso, el cuerpo reacciona activando el sistema nervioso. Se pica una alerta común, ya que el estrés es una respuesta en presencia de las amenazas.

En estas condiciones, el cuerpo demanda decano cantidad de parentesco. Esto hace que suba la presión arterial. Al mismo tiempo, se liberan hormonas vasoconstrictoras. Estas aumentan la presión de la hormaza cardiaca y vascular. Si esto ocurre solo eventualmente, no hay problema.

En cambio, si esta condición aparece con mucha frecuencia, hay peligro de desarrollar hipertensión y enfermedades cardiacas.

El estrés a extenso plazo es un número de peligro cardiovascular. Incide de guisa negativa en las funciones hemodinámicas, metabólicas e inmunológicas.

De ahí que la gran mayoría de los tratamientos médicos insistan en el control del estrés como número indispensable para mejorar. Hay muchas alternativas, pero, sin duda alguna, la meditación es una de las vías más completas para controlar el estrés.

La meditación prepara a una persona para regular esos procesos orgánicos que se desatan con el estrés. Mediante ejercicios de respiración y posturas específicas se logra serenar la mente. Con ello, todas las funciones del cuerpo vuelven a funcionar normalmente.

Te interesa: Practica la meditación antiestrés en casa

Un estudio desenvuelto

Un estudio elocuente s

Un estudio que se llevó a lengua en la Universidad de New Brunswick (Canadá), estableció la relación entre hacer meditación y la sanidad del corazón.

Los resultados indicaron que 15 o 20 minutos diarios de meditación trascendental al día son magníficos para proteger el sistema cardiovascular.

Según esta investigación, meditar por esos lapsos diarios disminuye los riesgos cardiacos hasta en un 48 % en concreto: lo que se reduce es la posibilidad de tener un incidente cerebrovascular y el infarto de miocardio.

Asimismo, el estudio indica que meditar es bueno para someter la presión arterial. Con esta experiencia disminuye además la huida de hormonas como la adrenalina y el cortisol (asociadas al estrés).

El estudio se llevó a lengua con 201 voluntarios, hombres y mujeres, durante cinco abriles. Todos ellos tenían problemas cardiacos. La centro de ellos practicaron meditación y la otra centro no. Entre el 48 % y el 66 % de quienes hicieron meditación mejoraron visiblemente su sanidad cardiovascular.

Deja un comentario