El bicarbonato de sodio en moderación nos ayuda a combatir la acidez

A veces, al hacer la digestión, nos sentimos pesados y experimentamos acidez y ardores. Ciertos comestibles nos pueden asistir a compensar nuestro pH estomacal, como el caso del bicarbonato de sodio.

Por fortuna no hace falta invertir grandes sumas para lograr una fórmula eficiente para compensar el pH. Con un producto económico y popular  podemos preparar una serie de antídotos que nos van a ayudar a lograrlo.

¿Te resulta interesante?

1. Bicarbonato de sodio y agua

El bicarbonato de sodio nos puede ayudr a regular nuestro pH.

Esta mezcla es una de las recetas más populares para detener la acidez de estómago, el reflujo ácido y otros síntomas que aparecen cuando los niveles de acidez son más altos de lo normal. Conforme este estudio efectuado por la Universidad de California, no obstante, se asevera que el abuso de esta substancia podría ser peligroso para nuestro corazón. Es mejor ingerirlo con precaución, y siempre y en todo momento habiendo consultado ya antes a nuestro médico.

Ingredientes

  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio (uno con dos g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En primer sitio, diluye el bicarbonato de sodio en el vaso de agua.
  • Consúmelo tras ingerir una comida copiosa.
  • Consume esporádicamente cuando sientas acidez, en tanto que los excesos podrían resultar contraproducentes.

Ver también: 9 señales que te indican que estás sobrecargado de toxinas

2. Bicarbonato de sodio y limón

La combinación de bicarbonato de sodio con limón nos da como resultado una bebida efervescente con propiedades alcalinas que nos asisten a adecentar el cuerpo. Aunque el limón es ácido por naturaleza, tras ser ingerido se transforma en uno de los mejores comestibles para regular el pH del cuerpo. En verdad, este estudio efectuado por la Universidade Federal do Rio de Janeiro (Brasil) hace hincapié en sus interesantes propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón
  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio (uno con dos g)
  • ½ vaso de agua (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Primero, exprime el jugo de medio limón fresco y dilúyelo en medio vaso de agua.
  • Después, añade el bicarbonato de sodio y espera a que pase la efervescencia.
  • Consúmelo en el menor plazo posible, un máximo de una vez al día a lo largo de un periodo determinado.

3. Bicarbonato de sodio y vinagre de manzana

El vinagre de manzana se puede usar junto con el bicarbonato de sodio para regular la acidez.

Es principal contrastar que el vinagre de manzana sea orgánico, en tanto que las variaciones refinadas no cuentan con exactamente las mismas propiedades.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)
  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio (uno con dos g)
  • 1 vaso de agua templada (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Diluye el vinagre de manzana y el bicarbonato de sodio en un vaso de agua templada.
  • Tras cerciorarte de que todo está bien incorporado, consúmelo a sorbos, preferentemente con el estómago vacío.
  • Consume esporádicamente, jamás en más de una ocasión al día.

4. Bicarbonato de sodio y lima

Limón y bicarbonato de sodio son una combinación alcalinizante.

La lima es otro de los cítricos que contribuyen a compensar el pH natural del cuerpo en tanto que sus propiedades nos dan como resultado una receta idónea para aliviar la acidez, los gases y el malestar estomacal. Esta investigación efectuada por la Kyung Hee (Corea) asevera que, además de esto, tiene propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes

  • El jugo de 1 lima
  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio (uno con dos g)
  • ½ vaso de agua (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Exprime el jugo de lima y mézclalo con el bicarbonato de sodio en medio vaso de agua.
  • Consúmelo en el menor plazo posible, de forma eventual cuando experimentes acidez, máximo 2 o bien 3 veces al día.

Te aconsejamos leer: Las mejores 8 infusiones contra los gases intestinales

¡Para tener en consideración!

Los antídotos acá citados no sustituyen a ningún fármaco recetado por el médico y han de ser ingeridos moderadamente. Su consumo ha de ser comunicado a nuestro profesional de la salud. En ningún caso debe administrarse a pequeños o bien embarazadas.

Además, con la intención de conseguir mejores resultados se aconseja aumentar el consumo de agua y comestibles con propiedades alcalinas.

Deja un comentario