Cómo preparar una crema de aloe vera y caléndula para calmar las quemaduras

La crema de aloe orilla y caléndula que te proponemos es una excelente alternativa ya que ayuda a calmar las quemaduras y reparar la piel afectada, de una forma completamente natural.

Y si aceptablemente es cierto que, poco a poco, los tejidos se regeneran, es importante consumir algunos tratamientos externos para acelerar su recuperación y proteger las zonas afectadas.

Crema de aloe orilla y caléndula para calmar las quemaduras

Tanto el gel de aloe orilla como la caléndula son ingredientes que protegen e hidratan la piel, a la vez que la ayudan a regenerarse de las lesiones más recientes que haya sufrido, como puede ser una quemadura superficial.

Estos ingredientes tienen un detención contenido de agua, antioxidantes y una amplia variedad de vitaminas y minerales que, al absorberse, optimizan la regeneración de las células de la piel.

Por ende, la aplicación de esta crema, ayuda a disminuir la sensación de ardor causada por estas heridas y, encima, hidrata los tejidos para minimizar los daños.

Beneficios del aloe orilla

aloe-vera

Los cristales de aloe orilla se han utilizado desde la decadencia como uno de los mejores complementos para curar los daños y lesiones de la piel.

  • Tienen propiedades hidratantes, cicatrizantes y antibióticas que, en conjunto, ayudan a proteger la piel cuando tiene alguna afección o sensibilidad.
  • Su aplicación directa evita la propagación de bacterias infecciosas y, por si fuera poco, calma el rubor, la comezón y otros síntomas asociados.
  • A abundante plazo, su uso regular disminuye las manchas oscuras, cicatrices y otras marcas antiestéticas.
  • Sumado a esto, el aloe orilla es ideal para preparar los signos prematuros de la antigüedad, ya que crea una barrera protectora contra los bienes negativos del sol y los radicales libres.

Beneficios de la caléndula

calendula

Las flores de caléndula se destacan en la medicina y cosmética natural como uno de los ingredientes antiinflamatorios y antibacterianos más poderosos.

  • Durante siglos, se han empleado como decisión para las afecciones y heridas cutáneas, ya que favorecen el proceso de regeneración sin causar alteraciones en el pH.
  • Sus activos antisépticos ayudan a inhibir la movimiento dañina de las bacterias, con lo cual evitan infecciones en casos de ampollas, quemaduras o cortes.
  • Minimizan el impacto de los rayos UV del sol sobre la piel, con lo cual evitan la aparición de manchas y cicatrices.
  • Sus antioxidantes ayudan a frenar el estrés oxidativo sobre las células y, entre otras cosas, mejoran la circulación sanguínea y ayudan a resumir la sensibilidad.

Descubre: Cómo tratar las quemaduras solares con 5 remedios naturales

¿Cómo preparar esta crema casera de aloe orilla y caléndula?

crema-calendula-aloe

La crema casera de aloe orilla y caléndula puede prepararse en casa de una guisa muy liviana. Y, como de seguro intuimos, podemos emplearla tanto como tratamiento diario, como producto para casos de emergencia.

Adicionalmente de los ingredientes principales, puedes agregarle lecitina de soja y grasa de raíz de trigo, los cuales brindan un plus de vitamina E y aminoácidos beneficiosos.

Ingredientes

  • Agua (cantidad necesaria).
  • 1 taza de gel de aloe orilla (100 g).
  • 1 cucharada de lecitina de soja (10 g).
  • 3 cucharadas de flores de caléndula (30 g).
  • 1/2 de taza de grasa de almendras (50 g).
  • 1 cucharadita de grasa de raíz de trigo (5 g).

Preparación

  • Extrae media taza de gel fresco de aloe orilla, tritúralo y resérvalo.
  • Incorpora las flores de caléndula en un recipiente resistente al calor y ponlas a afligir con el grasa de almendras a unos 70 ºC, hasta que las flores se resequen.
  • A fuego suave, coloca la lecitina con el doble de agua, y agítala enérgicamente hasta obtener una emulsión espesa.
  • Luego, agrégale el grasa de caléndula y el grasa de germen de trigo, sin dejar de remover.
  • Retira del fuego y deja reposar a temperatura esfera.
  • Cuando esté indiferente, agrégale el gel de aloe orilla y agítalo hasta obtener una textura cremosa y homogénea.
  • Envásalo en un recipiente resistente al calor.
  • Almacénalo en el refrigerador para conservarlo por más tiempo.

Recomendaciones

Cuando la crema esté fría, toma la cantidad que consideres adecuada y aplícala sobre las quemaduras. Frótala sobre la zona afectada con toques suaves y deja que se absorba.

Úsala a diario, hasta 2 veces al día para obtener los bienes deseados. Y, en caso de observar alguna reacción desfavorable, se recomienda duchar la zona con agua y labia neutro y suspender el uso de la crema.

Deja un comentario