Cómo preparar un jarabe para reducir el colesterol y desinflamar las articulaciones

La acumulación excesiva de colesterol en las arterias y los desequilibrios en los procesos inflamatorios del cuerpo son condiciones que afectan la calidad de vida. De ahí que, te contamos de qué forma puedes preparar en casa un jarabe para reducir el colesterol.

El número de pacientes con trastornos como la hipercolesterolemia y la artritis reumatoide ha aumentado en los últimos años y, desgraciadamente, la cantidad seguirá subiendo.

Esto se debe a que cada vez existen más personas sedentarias y mal alimentadas que, a pesar de las advertencias, no hacen nada por mejorar sus hábitos.

Por lo general, se le suele quitar relevancia al colesterol hasta el momento en que se transforma en un trastorno grave. Debido a esto, es recomendable tomar medidas, adoptando costumbres saludables y consumiendo ciertos antídotos naturales que asisten a prevenirlo y tratarlo.

En esta ocasión deseamos compartir la receta de un jarabe para reducir el colesterol cuya combinación de ingredientes resulta beneficiosa para la salud cardiovascular y articular. ¡No dejes de probarlo!

Jarabe para reducir el colesterol

ajo-limon-miel

El jarabe natural planteamos se consigue desde la combinación de ingredientes saludables como:

  • El ajo
  • El limón
  • La miel de abejas

Todos se identifican por su valor energético y antioxidante que le ofrecen una extensa pluralidad de beneficios al organismo.

                  Lee también: Desayunos para depurar el organismo después de una cena pesada

Los compuestos azufrados del ajo tienen un efecto vasodilatador que contribuye a adecentar las arterias para supervisar inconvenientes como la acumulación de colesterol malo (LDL) y la hipertensión.

Sus vitaminas y minerales fomentan la circulación sanguínea. De este modo, optiman el proceso de oxigenación celular y dismuyen los efectos negativos de los radicales libres.

Calma los dolores articulares y musculares

También cuenta con un potente efecto antiinflamatorio que resulta ventajoso para los pacientes con enfermedades en sus articulaciones.

Al incorporarse en la nutrición, en compañía de los otros ingredientes, robustece los cartílagos y tendones, reduciendo el peligro de desgaste prematuro o bien lesiones.

De hecho, por su composición de substancias antibióticas y antifúngicas, es un enorme complemento para robustecer el sistema inmunitario y acrecentar la contestación en frente de los agentes infecciosos.

Aunque no se trata de una cura prodigiosa contra el colesterol alto y las enfermedades, su consumo diario apoya el resto sacrificios que se efectúan para sostenerlos bajo control.

¿De qué manera preparar este jarabe casero?

jarabe-casero-ajo

Para preparar este jarabe para reducir el colesterol debes adquirir ingredientes 100% orgánicos, puesto que preservan sus propiedades.

En el caso de la miel es fundamental contrastar su calidad, puesto que ciertas presentaciones económicas están elaboradas con azúcares refinados y no cuentan con su fantástico valor nutricional. Teniendo esto en cuenta, lo siguiente es proceder a la preparación del producto.

Visita este artículo: Un caldo dorado para combatir la inflamación y el dolor

Ingredientes

  • 1 taza de miel de abejas orgánica (335 g)
  • 12 dientes de ajo crudos
  • El jugo de dos limones

Utensilios

  • Frasco de vidrio
  • Mortero
  • Cuchara de madera

Preparación

  1. Esteriliza el frasco de vidrio hirviéndolo en agua y, cuando esté limpio, incorpórale la taza de miel de abejas.
  2. Aparte, desmenuza los dientes de ajo en el mortero, o, pásalos mediante un factor de prensado.
  3. Tras conseguir una pasta compacta, mézclalo con la miel con ayuda de la cuchase de madera.
  4. A continuación, exprime el jugo de los 2 limones y agrégalo en la mezcla de ajo con miel.
  5. Tapa bien el frasco y déjalo descansar en un sitio obscuro y fresco a lo largo de 48 horas.
  6. Pasado el tiempo recomendado, comienza su consumo.

Modo de consumo

  • Para el control de los niveles de colesterol, toma una cucharada de jarabe ya antes de cada comida principal.
  • En caso de dolor o bien inflamación de las articulaciones, consume una cucharada en ayunas y ya antes del almuerzo.
  • Como procedimiento precautorio, toma una cucharada en ayunas todos y cada uno de los días.
  • Si agradas, añade el jarabe en media taza de agua templada para facilitar su consumo.
  • Evita ingerir más de la cantidad recomendada pues puede ser contraproducente.

¿Lista para prepararlo en casa? Adquiere los ingredientes en tu sitio de confianza y aprovecha este fantástico producto para fomentar el bienestar de tu cuerpo. Aunque sus efectos no se consiguen al momento, con los días apreciarás un cambio positivo en tu salud.


Deja un comentario