Beneficios curativos del jugo de ajo

¿Alguna vez escuchaste dialogar del néctar de ajo? Puede que no parezca una bebida muy apetitosa, pero eso es porque no has probado nuestra prescripción.

Por otra parte, el ajo cuenta con múltiples propiedades y puede aportar muchos beneficios a nuestra vitalidad. Continúa leyendo y te sorprenderás con todas las bondades que tiene.

¿Qué contiene el ajo?

El ajo es un alimento muy utilizado en la medicina tradicional. En la decrepitud, oportuno a la error de los desinfectantes, se empleaban numerosas plantas para desinfectar y desterrar heridas. Una de ellas era el ajo.

Con todo, no fue hasta recientemente que se empezaron a estudiar las bondades del ajo. En un estudio publicado en la revista Applied Microbiology and Biotechnology se explican las propiedades antibacterianas y antifúngicas de este alimento. Esto lo puede convertir en un buen amigo a la hora de desterrar heridas, ya que ayuda a eliminar los gérmenes.

Por otra parte, el ajo contiene numerosos nutrientes y vitaminas que, internamente de una dieta equilibrada, pueden aportar numerosos beneficios a nuestro cuerpo y contribuir a su correcto funcionamiento. Entre sus nutrientes podemos destacar:

  • vitaminas A, B6, C y E
  • calcio
  • cobre
  • azufre
  • manganeso
  • hierro
  • potasio
  • selenio
  • fósforo

Descubre: 6 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta

Usos medicinales del ajo

Por otra parte, de las propiedades antisépticas anteriormente mencionadas, el ajo ha sido empleado en la medicina tradicional para aliviar numerosas enfermedades. Si adecuadamente el néctar de ajo no constituye un tratamiento y frente a cualquier problema debemos presentarse siempre al médico, sí puede ser un buen coadyuvante.

Amigo de nuestro sistema respiratorio

Jugo de ajo: aliado de nuestro sistema respiratorio

Uno de los usos más destacados que se le ha regalado tradicionalmente al ajo es en el alivio de problemas del sistema respiratorio. Así, se considera que puede ser de gran ayuda para personas que sufren de constantes resfriados, constipado, etc.

Con todo, no hay estudios que permitan avalar su operatividad para tal fin. Lo que sí es cierto es que gracias a sus propiedades antibacterianas, el ajo puede ser un buen amigo del sistema inmune. De este modo, puede ayudarnos a aliviar los síntomas de ciertas enfermedades respiratorios.

En un estudio publicado en la revista Clinical Nutrition se demostró que aquellos pacientes con constipado a los que se les suplementaba ajo en la dieta, veían reducidos sus síntomas.

Bueno para nuestro sistema circulatorio

El consumo frecuente del néctar de ajo puede ayudar a aliviar enfermedades del sistema circulatorio. ¿Cómo? De acuerdo con algunas investigaciones este alimento puede ser caritativo a la hora de persistir la presión arterial en los niveles adecuados. Esto a su vez nos ayuda a mejorar nuestra circulación.

Asimismo, la Universidad de Jaén llevó a término un prueba con el fin de evaluar el poder anticoagulante del ajo. En este se concluyó que el ajo, en importantes concentraciones, dispone de mercancía anticoagulantes. Por eso, puede ser nuestro amigo a la hora de batallar contra ciertas enfermedades como la trombosis.

Humanitario para el sistema cardiovascular

En un estudio realizado a 23 personas con colesterol stop a las que se les añadía ajo a la dieta, se comprobó que este puede ser caritativo a la hora de eliminar el colesterol malo (HDL). Esto se debe a que sus componentes ayudarían a mejorar el nivel de lípidos y a potenciar el meta antioxidante de la casta.

Quizás te interese: Dieta efectiva para reducir el colesterol malo

¿Propiedades cancerígenas?

Jugo de ajo: beneficioso para nuestro sistema inmune

Existen numerosas plantas a las que se les atribuyen propiedades anticancerígenas, una de ellas es el ajo. Según algunos estudios esto podría deberse a su contenido en alicina, una sustancia presente todavía en otros alimentos como la cebolla.

En el estudio se afirma que el ajo podría ser caritativo en la prevención del cáncer, al ayudar a proteger a las células frente a los agentes cancerígenos. Con todo, en la propia investigación se recoge que todavía se requieren más estudios para confirmar dicha afirmación.

Por eso, no se puede afirmar que el ajo tenga propiedades anticancerígenas, ni que el consumo de néctar de ajo te vaya a ayudar a precaver el cáncer.

Por otra parte, normalmente en estos estudios se trabaja con extractos que suelen tener un meta anciano que el propio alimento cocinado. Por otro banda, no solo en el caso del cáncer, sino en los anteriores, es importante tener en cuenta que ningún alimento por sí solo nos va a curar de nulo.

El ajo dispone de numerosas propiedades avaladas por estudios, pero no es un tratamiento. Si queremos curarnos debemos presentarse al médico y acoger un tratamiento especializado. El ajo lo que puede hacer es ayudarnos acelerar el proceso de curación en combinación con el tratamiento.

Por otra parte, de nulo sirve que tomemos mucho néctar de ajo, si luego nuestra viandas no es la adecuada, no hacemos ejercicio, dormimos poco… Esos factores sí pueden ayudarnos a precaver enfermedades porque estamos manteniendo nuestro cuerpo y nuestras defensas sanos.

Así que por otra parte de incluir en tu vida el ajo y en concreto el néctar de ajo, el cual te aportará muchos beneficios, te animamos a que comas equilibradamente y hagas deporte. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

¿Cómo tomar el néctar de ajo?

Jugo de ajo con zanahoria

Esta prescripción es muy posible de elaborar y los ingredientes muy fáciles de conseguir. Para ello solo necesitas:

  • dos o tres zanahorias
  • dos dientes de ajo
  • una manzana
  • unas ramas de perejil
  • un pequeño trozo de jengibre

Una vez obtengas todos los ingredientes, solo debes colocarlos en la licuadora con dos vasos de agua, licuarlos y colarlos. Puedes tomarlo el tiempo que quieras, aunque no te aconsejamos tomarlo más de una vez al día. Ya verás que está muy rico a pesar de que contenga ajo.

Por postrero te dejamos otra prescripción con ajo que quizás te pueda interesar todavía. Esta es incluso más sencilla:

  • dos manzanas
  • un pimentón
  • un diente de ajo

Solo tienes que meterla con un vaso de agua en la licuadora, destrozar, colar y pronto. Anímate a probarlo, ya verás como su sabor te sorprenderá.


Deja un comentario