9 remedios naturales para las bajadas de tensión crónicas

Todos podemos sufrir bajadas de tensión puntuales por un movimiento inesperado, por un exceso de calor o como sensación secundario de un medicamento. No obstante, hay quienes sufren este problema de modo habitual. Como consecuencia, se pueden producir riesgos importantes en su vida diaria.

En este artículo compartimos 9 remedios naturales que te pueden ayudar a exceder las bajadas de tensión crónicas. Estos remedios se basan en:

  • Plantas medicinales.
  • Alimentos.
  • Terapias.

¿Por qué tengo bajadas de tensión?

bajadas crónicas de tensión

Si  sufres bajadas de tensión de modo habitual, deberías hacer varias cosas:

  • Hacerte con un tensiómetro para poder controlar la tensión arterial cada día y hacer un seguimiento de la cambio.
  • Venir al médico para realizarte investigación generales. Así, poder descartar posibles déficits o trastornos. De este modo, podremos investigar si debajo de este indicio se esconde otro problema de lozanía, y así solucionar los dos a la vez.
  •  Aprender desde cuándo te pasa y si ha habido algún cambio significativo en tu vida.

Lee incluso: Cómo regular tu tensión de modo natural con ajo, limón y miel. ¡Muy saludable!

Remedios naturales

1. Regaliz puro

El regaliz es un excelente alimento para subir la tensión. De hecho, las personas hipertensas deben tener precaución con su consumo. No obstante, podemos tomarlo al natural, en su forma de tronco masticable, o aceptablemente en pastillas o infusión concentrada. Debemos evitar las golosinas que dicen aguantar regaliz.

2. Jengibre

El jengibre es un estimulante natural sin género negativos como la cafeína del café. Esta raíz exótica acelera nuestro transformación y activa nuestro organismo en todos los sentidos.

 Es incluso muy conveniente cuando las bajadas de tensión van acompañadas de mareos e incluso repulsión.

Podemos tomarlo en crudo, rallado con la comida, en infusión, en jugos y batidos o en polvo. Su sabor es tenuemente picante.

Infusión de jengibre para controlar las bajadas crónicas de tensión

3. Infusión de romero y miel

Un remedio de toda la vida es la infusión de romero con miel, que incluso es apta para niños puesto que no tiene contraindicaciones para ellos.

Prepararemos una infusión aceptablemente concentrada de hojas de romero frescas o secas y lo endulzaremos con miel de abeja, a poder ser una variedad de color negro.

Podemos tomarla de modo puntual o aceptablemente como tratamiento, una infusión a media mañana y otra a media tarde durante 10 días.

4. Friega auricular

Según la auriculoterapia, en la oreja se refleja todo nuestro organismo, por lo que ya se han emplazado los puntos de auriculoterapia.

De esta forma, se han antagónico los puntos correspondientes para el tratamiento de la individuo en el prominencia inferior de la oreja, la columna vertebral en los laterales del pabellón auricular y al banda del agujero auditivo, se encuentran los puntos referidos a los pulmones, corazón, todo el cuerpo tiene su correspondencia.

Por este motivo, masajear la oreja con las manos de hacia lo alto en dirección a debajo nos ayudará a activar el organismo. Por su parte, hacerlo al revés nos relajará. Para realizar los masajes podemos usar un poco de grasa vegetal.

Igualmente te puede interesar:Hipotensión: conoce las causas y los síntomas de este trastorno

5. Polen

El polen es un superalimento procedente de las abejas que podemos tomar cada día, a modo de una cucharadita diaria. No obstante, lo podemos mezclar con un poco de provecho, yogur, etc.

Así conseguiremos subir la tensión de modo graduado.

6. Grasa esencial de menta

El grasa esencial de menta nos aporta una dosis de brío, frescor y energía en un instante. Por otra parte, podemos aguantar siempre a mano un frasco de grasa esencial de uso verbal. En caso de hipotensión, nos pondremos una chispa de este grasa bajo la tierra.

Aunque no debemos confundir este grasa con las esencias sintéticas. Mientras que la primera tiene propiedades medicinales, las segundas carecen de ellas.

aceite esencial de menta para las bajadas de tensión

 

7. Baños alternos de pies y piernas

Una terapia casera muy efectiva son los baños de pies y piernas, alternando agua fría y agua caliente. Para hacer estos baños, empezaremos por agua caliente durante pocos segundos y terminaremos siempre con el agua fría, aunque con menos de un minuto será suficiente.

Lo podemos hacer una vez al día, incluso en momentos de obligación.

8. Flores de Bach

Podemos cazar un preparado de esencias florales específico para exceder la hipotensión:

  • Escleranto.
  • Rescate.
  • Rosa silvestre.

Tomaremos 4 gotas debajo de la tierra 4 veces al día, durante. Para que sea eficaz debemos tomarlo al menos, 21 días.

9. Agua de mar

El agua de mar de uso comestible es un alimento que contiene los minerales y oligoelementos en las proporciones que nuestro organismo necesita.  Sin bloqueo, al consumirla nos puede ayudar a tratar la hipotensión relacionada con déficits nutricionales de modo sencilla y natural.

Deja un comentario