6 usos de la cáscara de sandía

¿Quién no ha degustado la dulzura de una sandía? Sobre todo en verano cuando su pulpa rica en líquido nos refresca y nos llena, al tiempo. No obstante ¿sabías que la cascarilla de esta fruta puede serte útil? Prosigue leyendo y vas a aprender 6 usos de la cascarilla de sandía.

  1. Retrasa el envejecimiento

Tanto la pulpa como la cascarilla de la sandía poseen licopeno y vitamina A, 2 elementos con propiedades antioxidantes, los que resguardan las células del agobio oxidativo, producido por los radicales libres. Los radicales libres, presentes en gran cantidad en urbes con alto grado de polución, son uno de los primordiales responsables del envejecimiento prematuro. La cascarilla de sandía puede ser tu mejor arma contra las arrugas. Puedes consumirla en forma de licuefactado, o bien conjuntarla con otras frutas.

  1. Limpiador ideal para la cara

Sandia

Utiliza el área blanca de la cascarilla para adecentar tu semblante. Diríase que este proceso  elimina las impurezas de tu semblante de forma natural.

  1. Mejora la circulación

La cascarilla de sandía contiene citrulina, un aminoácido que favorece el relajamiento de los vasos capilares. Conforme ciertos estudios, la metabolización de esta substancia deja conseguir arginina, la que es ventajosa para el corazón.

  1. La cascarilla de sandía mejora el sistema inmunitario

Cascara de sandia

La citrulina estimula tu sistema inmunológico. Puedes incorporarla a través de el consumo de una sopa fría de kiwi con sandía, no olvides de incluir su piel en el licuefactado.

  1. Aporta energía

La cascarilla de sandía da calcio, potasio y magnesio. Estos nutrientes son fundamentales para la obtención de energía metabólica. Empieza tu jornada con la sandía.

  1. Reduce la grasa

grasa

Baja en calorías y diurética, la cascarilla de sandía estimula la supresión de grasa. Es ideal para personas en régimen de pérdida de peso.

Como sabes, no es posible comprar sandía a lo largo de todo el año. No obstante, puedes congelarla a lo largo del verano para hacer acopio para el invierno, en tanto que los comestibles congelados no pierden sus propiedades. ¿Pruebas alguno de sus usos y nos afirmas? ¿Conoces otros? Cuéntanos.

Deja un comentario