5 remedios para limpiar tus pulmones tras dejar de fumar

Si ya lograste apagar tu postrero cigarrillo sin caer en la tentación de prender uno nuevo, lo primero que debemos decirte es: ¡Felicidades! Aplaudimos tu esfuerzo por ese gran logro en beneficio de tu salubridad y la de tus seres más cercanos.

Desde el primer cigarrillo y hasta la última cajetilla que ha fumado, tu organismo padeció un daño tranquilo y progresivo en muchos sentidos. Los pulmones, por supuesto, han sido especialmente afectados por la tóxico y demás agentes tóxicos que contiene el cigarrillo.

Nunca es tarde para dejar de fumar

El cigarrillo no solo daña el sistema respiratorio, sino igualmente pone en peligro a todo el organismo. Sin incautación, al dejar de fumar el cuerpo comienza a la recuperación casi de inmediato.

A los 20 minutos luego del postrero cigarrillo, la presión arterial y el ritmo cardíaco comienzan a recuperar la normalidad. A las 8 horas, el nivel de tóxico en la muerte disminuye en más de 90 %; y a las 12 horas, se elimina el exceso de monóxido de carbono de los pulmones y se recuperan los niveles de oxígeno.

Favor fumado toda una vida no es excusa para seguir fumando. Un estudio realizado en Alemania encontró que fumadores de hasta 70 primaveras se beneficiaban al dejar el cigarrillo. A pesar de la existencia, los riesgos a sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral disminuían en un 40 % luego de 5 primaveras de sobrevenir dejado de fumar.

Dejar totalmente el cigarrillo es lo que necesita tu organismo. No te engañes con los cigarrillos electrónicos: son solo un paliativo para disminuir el humo y el olor, pero las toxinas sigue dañando tu organismo. Puedes lavar los pulmones tras dejar de fumar con las recomendaciones que te dejamos a continuación.

Lee igualmente: Los efectos de fumar para el organismo

Cómo lavar tus pulmones tras dejar de fumar

A partir de la segunda semana luego de apagar el postrero cigarrillo arrecian los molestos síntomas de parvedad. A posteriori de la cuarta semana, tienden a desaparecer, mientras tu función pulmonar comienza a mejorar. Para lavar tus pulmones tras dejar de fumar te dejamos los siguientes consejos.

1. Aumenta el consumo de antocianinas

Los flavonoides son una amplia escala de fitonutrientes presentes en las frutas y vegetales. Son reconocidos por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Interiormente del corro se encuentran las antocianinas, que son muy efectivas para disminuir la mucosidad de las vías respiratorias. Estas se encuentras en los vegetales y bayas de color rojo, cerúleo y morado.

El parada consumo de flavonoides en normal, y de las antocianinas en particular, está asociado con la reducción del daño pulmonar, tanto en los no fumadores como entre los que han dejado de fumar. Asimismo ayudan a aliviar síntomas no físicos como la ansiedad, que aparecen tras dejar de fumar.

Incorpora en tu dieta alimentos ricos en antiocianinas como:

  • Fresas
  • Cerezas
  • Arándanos
  • Frambruesas
  • Ciruelas
  • Moras azules
  • Grosellas negras
  • Col morada
  • Papa morada

2. Sigue la dieta mediterránea

Dieta mediterránea.

La dieta mediterránea combina sabores deliciosos con alimentos con propiedades benéficas. Este tipo de viandas privilegia el uso de verduras, vegetales y frutas; el consumo de carnes se disminuye frente a la ingesta de pescados.

Esta dieta incorpora al consumo de alimentos ricos en flavonoides, tan necesarios en el proceso de recuperación pulmonar:

  • Aceitunas y grasa de oliva
  • Ajo
  • Cebolla
  • Pimientos
  • Garbanzos
  • Col rizada
  • Alcaparras
  • Albahaca
  • Orégano
  • Almendras
  • Nueces

Esta forma de viandas reportará otros beneficios extraordinarios para el organismo del exfumador:

  • Disminuye el colesterol malo (LDL)
  • Regula la presión arterial
  • Previene el crecimiento de células cancerígenas
  • Fortalece los huesos
  • Previene los accidentes cerebrovasculares
  • Disminuye el envejecimiento generado por el tabaco

3. Suma vitaminas a tu viandas

Para lavar tus pulmones tras dejar de fumar tienes que incrementar el consumo de vitaminas. Estas beneficiarán la recuperación de tu sistema inmunitario para que puedas precaver enfermedades infecciosas de las vías respiratorias.

  • Puedes encontrar vitaminas A y C en los cítricos.
  •  Los beta-carotenos que se encuentran en las frutas y verduras de color naranja ayudan a desmontar los riesgos a contraer infecciones respiratorias.

Nota: Aunque la mejor fuente de vitaminas proviene de los alimentos, si estás en la etapa de recuperación por los daños que dejó el consumo de cigarrillos, es buena idea acogerse a los suplementos alimenticios.

4. Ejercita tu capacidad respiratoria

A posteriori de dejar el cigarrillo, el exfumador comienza a tantear un aumento de la tos. Mientras fumaba, los capilares que rodean los bronquios, los cilios, fielmente se paralizaban y dejaban de cumplir su función, que es la de eliminar los mocos. Casi nada a las dos semanas de dejar de fumar, los cilios comienzan a crecer nuevamente y empiezan a hacer su trabajo. Por eso aparece la tos.

Para que puedas eliminar esa mucosidad y lavar tus pulmones tras dejar de fumar es necesario hacer actividades que te permitan ejercitar y aumentar tu capacidad respiratoria. El yoga y la buceo son dos ejercicios fundamentales ya que ponen a prueba tu capacidad respiratoria. Si has tenido un estilo de vida más sedentario, igualmente puedes comenzar con rutinas de caminatas en las que aceleras el ritmo por intervalos breves.

No te pierdas: 5 ejercicios de respiración que te ayudan a controlar la ansiedad y el estrés

5. Descubre las bondades del té

Un estudio publicado en marzo de 2018 por la Sociedad Saco de Química descubrió que en las hojas de té pueden encontrarse nanopartículas que pueden ayudar al sistema inmune a desechar cerca de 80 % de las células de cáncer de pulmón.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de hierba de té (sombrío, verde, blanco y oolong) (15 g)
  • 1 cucharada de hojas de hierbas expectorantes (galantería de sauco, hinojo, mejorana, malva, llantén, anisete o eucalipto) (15 g)
  • Miel de abejas (opcional) (al capricho)

Preparación

  • Hierve el agua y agrega las dos hierbas seleccionadas.
  • Tapa la olla y aparta del fuego.
  • Agrega la miel. Esta no solo endulza, sino que igualmente potencia las propiedades expectorantes de este té.
  • Toma dos o tres veces al día para ayudar a tus pulmones a limpiarse de la mucosidad acumulada.

 

Deja un comentario