5 remedios herbales para combatir el dolor en los riñones

A la hora de combatir el dolor en los riñones es importante determinar cuál es el origen e este representación. Si correctamente hay varias opciones terapéuticas que puedan ayudar a calmarlo, es primordial establecer qué lo está ocasionando para designar un tratamiento adecuado.

Información publicada en American Kidney Fund destaca que el dolor en los costados o en el centro de la espalda superior puede provenir de los riñones. Sin confiscación, esto no siempre es la señal de un problema oneroso. Por eso, delante la presencia del representación, es primordial comparecer al médico.

El profesional, dependiendo de los síntomas, puede sugerir un examen de orina y pruebas complementarias como un ultrasonido o un scan CT. A partir de lo reflejado en estas pruebas, establece un dictamen más preciso y procede a orientar el tratamiento.

Ahora correctamente, nos encontramos con una serie de remedios herbales que pueden contribuir a la vigor renal, contribuyendo de cierto modo al alivio del dolor localizado en esta zona. Sin confiscación, los mismos no son un tratamiento de primera andana y deben emplearse con precaución.

Si correctamente se alcahuetería de alternativas naturales, no están exentos de causar género secundarios y están contraindicados en algunos casos. Por otra parte, las evidencias sobre su seguridad y aptitud siguen siendo limitadas, por lo que pueden resultar ineficaces en algunos casos.

Posibles causas del dolor en los riñones

Los riñones son órganos vitales ubicados en la parte desestimación de la espalda. Su función primordial es filtrar la sangre para eliminar los desechos a través de la orina. De esta forma se evita la aparición de piedras, así como la retención de líquidos y otros problemas.

Otra de las funciones del riñón es valorar y amparar el seguridad de los compuestos químicos que hay en la matanza, como es el caso del potasio, fósforo y sodio. Cuando existe dolor en los riñones significa que poco está alterando su actividad natural. De acuerdo con información de la Clínica Mayo, las posibles causas son:

  • Sangría en el riñón (hemorragia)
  • Coágulos de matanza en las venas renales (trombosis venosa renal)
  • Hidronefrosis (hinchazón de los riñones adecuado a una acumulación de orina)
  • Cáncer de riñón o un tumor renal.
  • Quistes renales (agrandamiento o ruptura)
  • Infección renal (pielonefritis)
  • Cálculos renales
  • Lesiones
  • Enfermedad poliquística renal

Es importante mencionar que el dolor en los riñones causado por cálculos renales suele darse, a menudo, solo cuando las piedrillas empiezan a salir del riñón. Por otra parte, no siempre que se dan las enfermedades mencionadas hay dolor renal. Asimismo, la dolencia puede estar indicado problemas de vigor no relacionado con los riñones.

Te puede interesar: ¿Por qué pueden doler los riñones?

Cómo combatir el dolor en los riñones

Conveniente a las causas graves que pueden esconderse tras el dolor en los riñones, es primordial solicitar la atención de un médico o nefrólogo. Dichos profesionales son los únicos con las facultades necesarias para dar un dictamen apropiado. Por otra parte, serán quienes indiquen el tratamiento adecuado. ¿Y qué pasa con los remedios herbales?

por qué pueden doler los riñoes

Algunas plantas medicinales se han usado en la civilización popular como coadyuvantes para combatir el dolor en los riñones; sin confiscación, como lo señala una publicación en Journal of Nephropharmacology, la seguridad de este tipo de remedios no está correctamente establecida. Incluso, en algunos casos como la insuficiencia renal pueden conmover a ser contraproducentes.

Por lo tanto, antaño de usar cualquier suplemento herbal, sea en su forma natural, comprimidos o cualquier presentación comercial, es mejor consultar al médico. Si el origen del dolor es poco leve, sin maduro relevancia, es posible utilizar este tipo de remedios sin problemas. De no ser así, probablemente el médico desaconsejará su uso. ¿Cuáles son las opciones?

1. Albahaca

Hasta la vencimiento, los estudios que relacionan la albahaca con problemas renales son conveniente limitados. Un estudio publicado en Ancient Science of life-Journal destaca que, en la medicina tradicional, la planta se ha empleado para estimular la función en los riñones.

En concreto, este estudio concluyó que la albahaca tiene género bactericidas gracias a su contenido de metil eugenol / metil chavicol. Por lo tanto, podría tener género positivos contra algunas infecciones. En cualquier caso, es un tema que sigue en estudio.

Lee incluso: 6 alimentos que pueden causar cálculos renales

2. Té de diente de valiente

Té de diente de león

En la civilización popular, la bebida de diente de valiente se ha empleado como estimulante natural de la orina. Según una investigación publicada en Journal of Alternative and Complementary Medicine, esta planta tiene potencial diurético. Por ello, podría ser útil en caso de retención de líquidos y piedras renales.

Pero, ¡cuidado! A pesar de los beneficios descritos, este remedio está contraindicado en caso de insuficiencia renal, tratamiento de diálisis o trasplante de riñón. Las evidencias demuestran que en estos casos, el diente de valiente resulta perjudicial.

Por lo tanto, antaño de probar cualquier presentación con diente de valiente, se debe tener un dictamen de la causa del dolor renal. En función de esto, se podrá determinar si se puede o no obtener a este remedio.

3. Apio

Por sus propiedades diuréticas, el apio se ha recomendado para promover la vigor renal en caso de cálculos o problemas asociados a la retención de líquidos. Por otra parte, como lo señala una investigación publicada en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, es un alimento rico en antioxidantes y compuestos fenólicos que promueven la vigor.

De todos modos, al igual que el diente de valiente, debe evitarse en caso de enfermedad renal, ya que puede resultar irritante por su contenido de potasio. Si no existe este problema, su consumo en cantidades moderadas es seguro. Inclúyelo en ensalados o infusiones.

Recepción: Señales de que mis riñones no funcionan bien

4. Ortiga 

ortiga para combatir el dolor en los riñones

De acuerdo con una publicación en Kidney School, la ortiga se ha utilizado como diurético y tratamiento para cálculos renales y problemas de próstata; sin confiscación, la evidencias sobre este impresión son limitadas. Pese a esto, su consumo en infusión, de forma moderada, es seguro en la mayoría de los casos.

Sin confiscación, como pasa con otros remedios herbales, se debe evitar en caso de enfermedad renal oneroso, tratamiento con diálisis o retención de líquidos adecuado a insuficiencia cardíaca congestiva.

5. Perejil

Un artículo en National Kidney Foundation (NKF) destaca al perejil como «una de las mejores plantas para alejar los riñones». Conveniente a sus propiedades antiinflamatorias, diuréticas y antioxidantes, podría ser útil para promover el buen funcionamiento renal.

De hecho, una investigación publicada en International Journal of Molecular Sciences destaca que la planta y sus extractos podrían ser un complemento para diversas enfermedades renales. En concreto, tiene género positivos contra los cálculos renales.

Según las evidencias, el detención contenido de clorofila y magnesio en el perejil produce un impresión inhibidor alrededor de la deshidratación del oxalato de calcio y la hiperoxaluria, respectivamente. Por otra parte, regula el pH urinario, lo que facilita la matanza de los cristales.

Por supuesto, como en los casos anteriores, su consumo debe ser moderado, preferiblemente supervisado por el médico. El profesional, de acuerdo a la causa del dolor en los riñones, determinará si es seguro de utilizar.

En conclusión

A la hora de combatir el dolor en los riñones es fundamental solicitar atención profesional. El médico o nefrólogo sugerirá algunas pruebas para obtener un dictamen. A partir de esto, entonces se establecerá un tratamiento adecuado.

Los remedios herbales, aunque pueden ser efectos en algunos casos, carecen de respaldo comprobado y no se consideran un tratamiento de primera línea. Por eso, deben emplearse solo en casos leves, cuando el profesional los considere inofensivos o seguros. Frente a condiciones como la insuficiencia renal o tratamiento con diálisis es mejor evitarlos. 

Deja un comentario