5 remedios caseros para tratar las infecciones en la piel

La piel es una de las partes del cuerpo humano más propensa a enfermedades, ya que se encuentra totalmente expuesta delante las inclemencias del medio hábitat. Las infecciones en la piel se pueden dar de muchas maneras.

Desde esas pequeñas pústulas, originadas por el exceso de pus en los poros, hasta los temidos hongos cutáneos, una de las afecciones más molestas y desagradables (desde el punto de perspectiva estético).

A continuación te comentaremos cuáles son algunos de los remedios caseros más recomendados a nivel popular para tratar las infecciones de la cutícula, cuáles son recomendables y cuáles no.

¿Qué es la piel?

La piel es el entraña más extenso del cuerpo humano. Por lo común, tiene una extensión total de 2 metros en la perduración adulta. Sin bloqueo, las dimensiones varían de acuerdo a la contextura y la perduración.

Su función principal es servir de barrera protectora para los órganos internos del organismo delante los factores externos.

El obesidad de la piel varía desde los 0,5 mm hasta los 4 mm, de acuerdo a las distintas zonas del cuerpo. Su estructura se divide en tres capas principales: la cutícula, la dermis y la hipodermis.

  • La cutícula: es la capa más superficial de la piel. Se encuentra constituida por queratinocitos, células que contienen una proteína señal queratina. Esta es la encargada de llevar a cabo como entraña defensivo delante el impacto del agua.
  • La dermis: es la segunda capa de la piel, la más gruesa. Se encuentra directamente unida a la membrana basal. Su función es de protección delante los diferentes traumatismos a los que se pueda tener exposición.
  • La hipodermis: es el tejido subcutáneo, la capa dispuesta para el almacenamiento de gordo. Está compuesta por fibras colágenas y elásticas que le otorgan movilidad a la piel, por otra parte de capacidad para expandirse.

¿Por qué combatir las infecciones en la piel?

Combatir las infecciones en la piel

Las infecciones en la piel que no son tratadas a tiempo pueden causar una serie de desequilibrios graves en el funcionamiento del organismo, que incluso pueden sufrir a la homicidio. Entre esas consecuencias se puede destacar la producción elevada de glóbulos blancos en la casta, que puede causar pus.

Por este motivo, resulta de suma importancia abastecer al ganancia la producción de bacterias y microorganismos que puedan causar estos desequilibrios.

Los cuidados deben ser aún más intensos en personas con sistemas inmunitarios débiles. Para estos fines, hay una serie de antibióticos caseros que resultan muy efectivos.

¿Cómo aprestar las infecciones en la piel?

Resulta fundamental abastecer la piel vacancia de cualquier tipo de lesiones. Los cortes y quemaduras, por ejemplo, son catalizadores de la proliferación de bacterias cutáneas.

Por otro flanco, conservar la piel correctamente aseada resulta esencial. Recordemos que la acumulación de gérmenes es una de las causas principales para la aparición de infecciones.

Del mismo modo, es imprescindible evitar la humedad en la piel, puesto que los microorganismos tienden a reproducirse en ambientes acuosos.

Remedios caseros para infecciones en la piel

A pesar de que los médicos recomiendan evitarlos porque podrían causar reacciones adversas, según creencias populares, las infecciones de la piel podrían obrar con los siguientes instrumentos.

1. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio para tratar infecciones en la piel

Ingredientes

Preparación

  • Primero, mezcla los dos ingredientes hasta formar una pasta.
  • Luego, colócala sobre la superficie del cuerpo que desees tratar.

2. Ungüento de yogur y limonada

Yogur y limón para la piel

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur (40 g).
  • 3 cucharaditas de esencia de limonada (15 ml).

Preparación

  • Combina el yogur con el esencia de limonada hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Aplica sobre la zona afectada, deja llevar a cabo unos minutos y luego enjuaga aceptablemente con agua y halago.

Nota: los dermatólogos no recomiendan aplicarse zumo de limonada o afines en la piel para tratar infecciones, tratar imperfecciones de la piel ni mínimo por el estilo, puesto que puede causar irritaciones, manchar la piel y agravar el problema original. El hecho de que los remedios caseros lo incluyan como ingrediente no quiere sostener que sea 100 % clemente ni recomendable.

Descubre: 5 productos que nunca debes usar en la piel del rostro

3. Aloe orilla

El aloe vera combate las infecciones de la piel

Aunque el gel de aloe orilla se utilice comúnmente para elaborar todo tipo de productos para el cuidado de la piel, no es el ambiente más recomendable para tratar infecciones de la piel.

Sin bloqueo, hay quienes se aplican gel de aloe orilla natural sobre la piel, para hidratarla y someter las bacterias que están causando la infección.

Descubre: 6 remedios caseros fabulosos a base de penca de sábila

4. Miel

La cabeza popular considera que la miel es un antibiótico natural. Por ello, recomienda usarla para aliviar algunas molestias que causan las infecciones de la piel, como la resequedad y la picazón por ejemplo.

5. Infusiones de olivo

Infusiones de olivo para la piel

Según creencias populares, las hojas de olivo pueden ayudar a combatir las infecciones cutáneas, puesto que se cree que tienen un propósito desinfectante. Hay quienes las humedecen y las aplican directamente sobre la zona afectada, mientras que otros beben la infusión que se prepara con ellas y otros optan por preparar la infusión y aplicársela a modo de tónico casero.

Sin bloqueo, desde el punto de perspectiva médico, ninguna de estas opciones es recomendable, por lo mismo que hemos venido comentando: no todas las pieles son iguales ni tienen por qué reaccionar favorablemente a los tratamientos naturales. Por ello, lo maś recomendable es consultar siempre con el médico antiguamente de aplicarse o ingerir cualquier tipo de remedio.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

Nota final

No todas las infecciones de la piel cursan con los mismos síntomas ni afectan del mismo modo a todas las personas. Adicionalmente, hay muchas variables a tener en cuenta, no solo el agente patógeno. Además hay que considerar el tipo de piel, los hábitos de vida, etcétera.

Para poder tratar una infección correctamente, lo mejor es seguir las indicaciones del dermatólogo.

Deja un comentario